add share buttons
Noticias

Gorros de calor: soluciones express para hidratar el pelo

Al usar un gorro, se genera un calor interno que hace dilatar los poros del cuero cabelludo, mejorando la absorción de productos cosméticos.

Por Francisca Orellana

¿No tiene tiempo de ir a la peluquería? pero necesita darle un tratamiento de shock a su pelo en pocos minutos. Así como hace un tiempo surgieron las mascarillas de papel, de hidrogel u otros materiales para hidratar la cara en forma rápida y fácil en su casa, ahora también surgieron las soluciones rápidas para nutrir y dar brillo al pelo en pocos minutos.

Son las mascarillas que vienen con como tipo gorros de baño, que en su interior vienen con crema nutritivas especiales en su interior, pero que se diferencian de los tratamientos tradicionales porque se activan con el calor que produce el mismo gorro para hacer más eficiente su proceso.

Una de ellas es la mascarilla coreana Steam Silk Hair Yuchoo By Me ($4.990) de Skinlab.cl, que viene con un gorro de aluminio tipo alusa dorado que se adhiere a la cabeza y que trae en su interior una crema con activos vegetales como aceite de argán, elástica, colágeno y aloe vera.

“Es una mascarilla para pelos dañados que sirve para darle más firmeza y brillo. Con el calor que se produce cuando se pone el gorro en la cabeza se activan los componentes de la crema y puedan actuar de forma más rápida. A diferencia de las mascarillas tradicionales que vienen en pote, en que su efecto es más a largo plazo, acá actúan en pocos minutos. Sólo hay que dejarla puesta de 10 a 15 minutos, sacar el gorro y enjuagar el cabello”, cuenta Carla Mendoza, cosmetóloga de Skinlab.cl.

Agrega que el aceite de argán ayuda a hidratar las fibras capilares, mientras que el colágeno entrega firmeza y brillo. “El aloe vera tiene propiedades regenerantes, por lo que ayuda a mantenerlo suave y fuerte”, detalla.

Algo similar funciona el tratamiento térmico reconstructor, Hot Mask Dream Long ($1.990) de Elvive, que viene con aceite de ricino, queratina vegetal y vitaminas. La diferencia es que funciona en dos tiempos, primero hay que aplicar la crema que viene en un sachet y luego se coloca el gorro de plástico que viene en otro compartimento del envase, el cual se debe masajear un poco para que active el calor en el cuero cabelludo.

“Estos productos son para usarlos en casa ya que apuntan a las mujeres que tienen poco tiempo porque pueden usar la gorra mientras hacen otra cosa. La crema hay que usarla con el gorro porque sino el efecto no es el mismo. Con él, se cubre todo el cabello para generar un resultado 100% reparador”, afirma Josefina Veloso, product manager del área de cuidado del cabello de L’Oréal Paris.

Explica que el aceite ayuda a regenerar el cabello, porque “estimula el crecimiento del pelo. Del mismo modo, previene la caída del cabello y retrasa la aparición de las canas. Por lo que es un remedio excelente para pelos débiles o con tendencias canosas. También es un súper hidratante capilar y logra revivir cabellos secos y dañados”, afirma.

Destacan, eso sí, que este tipo de gorros no reemplazan los tratamientos capilares de peluquerías. “Estos gorros son soluciones para la casa, con efecto a corto plazo”, detalla Mendoza.

Coincide la estilista de la peluquería Look And Glow, Yinet Díaz: “estos productos sirven para hidratar y nutrir el cabello rápido y por pocos días, no sustituye los tratamientos que se aplican en la peluquería, ya que éstos son de tecnologías más profesionales con efectos más profundos y duraderos y no necesitan calor”.

¿Funciona el efecto calor?

La dermatóloga de Dermaline y docente de Medicina de la Universidad Católica, Natacha Quezada, explica que al usar un gorro cerrado en la cabeza, se limita el paso normal de oxigeno y temperatura del mismo cuero cabelludo haciendo que aumente a nivel dérmico. “Va a pasar con cualquier plástico o cosa que me ponga en la cabeza, lo que provocará que se dilate aún más los poros del cuero cabelludo, haciendo que cualquier crema o producto penetre mejor y más a que si no hubiera calor”, afirma.

Coincide en ello Christopher Cerda, químico farmacéutico e investigador del Centro de Nanotecnología Aplicada de la Universidad Mayor. “Al generarse un microclima en la zona donde se está aplicando, la permeabilidad capilar aumenta, y es posible que mejore la absorción de productos. Es lo mismo a que cuando se va a un sauna, la piel queda más permeable”, detalla.

Quezada advierte, eso sí, que las cremas no deben usarse más de 10 a 15 minutos en el pelo porque se satura su capacidad de absorción: “Es igual a cuando uno come, tiene un límite y no puedes comer más. Lo mismo sucede con el cabello que se satura, si los dejas 10 minutos o 10 horas, va a absorber la misma cantidad de activos”, agregando que este tipo de productos tienen un efecto muy a corto plazo: “No tienen un efecto de hidratación muy duradero a largo plazo o por varias semanas, es por el momento solamente. Dejan el pelo rico y suave, pero al día siguiente ya empieza a perder el efecto”, detalla.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*