add share buttons
Noticias

¿Puedo mejorar mi estado físico caminando? Experto explica cómo hacerlo

  • Christofer Robles, supervisor técnico y profesor Speedworks, sede Crowne plaza, cuenta los beneficios de caminar tres veces por semana.

Por Francisca Orellana

Siempre cuando se nos habla de hacer una actividad física, nos imaginamos corriendo, levantando peso o haciendo ejercicios fuertes.  Sin embargo, no es tan así. Caminar también es una buena alternativa que nos ayuda a mejorar nuestro estado físico. 

“Según la OMS, la  actividad física se considera como cualquier movimiento corporal producido por los músculos que exija gasto de energía. Por ende, existen muchas actividades donde se cumpliría esto y en donde el cuerpo no exija moverse en exceso. Caminar se considera una actividad física y una de los mejores si se hace de formas dosificada y sistemática”, afirma Christofer Robles, supervisor técnico y profesor del centro de entrenamiento de Speedworks, sede Crowne Plaza .

Detalla que al hacerlo de forma periódica,  reduce el riesgo de hipertensión, accidente cerebrovascular, la diabetes, cáncer de mama y de colon y hasta evita la depresión. Asimismo, aumenta el  gasto energético, y es por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.

“Las zonas favorecidas en la caminata son principalmente la musculatura de los miembros inferiores como glúteos, cuádriceps, gastrocnemios. Pero también, hay una alta participación de la musculatura abdominal para la estabilización de los movimientos realizados al caminar”.

CUÁNTO DEBEMOS CAMINAR

Sus beneficios sólo son posibles si es que se hace de forma regular y contínua. “Según la OMS, una persona se considera no sedentaria cuando realiza a lo menos 30 minutos de actividad física continua 3 veces por semana, esto fuera de su horario laboral”, detalla. 

Agrega que “si el entrenamiento es caminar, algunos días se deberían cambiar las distancias, el tiempo o velocidad y si es posible la inclinación por donde camino. Al cumplir los principios se lograran mejoras constantes, ya que el cuerpo se adapta muy rápido y si repito muchas veces el mismo entrenamiento no tendrá muchos efectos sobre nuestro cuerpo”.

También hay que tener en cuenta si hacemos deporte de forma regular o no. “Una persona que no realice actividad física regular puede ser que una caminata continua de 30 minutos sea un entrenamiento de alta intensidad y quizá la misma caminata continua de 30 minutos podría ser para una persona que realiza actividad física regularmente un entrenamiento de baja intensidad. Pero, para las personas que realizan actividad física regularmente, es importante hacer entrenamientos de baja intensidad con el fin de lograr la variabilidad en su entrenamiento”, asevera.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*