add share buttons
Noticias

Chileno gana beca para estudiar cómo el cerebro responde al sabor

Siempre le gustaron las ciencias, en el concepto más amplio. Por eso cuando salió del colegio decidió estudiar bioquímica en la U. de Chile. Durante la carrera, comenzó a interesarse por la conciencia, la mente y para profundizar esos conocimientos realizó un doctorado en neurociencias, en la misma casa de estudios.

Hoy, José Cánovas (33) está viviendo desde enero  en Nueva York y todos los días pasa largas horas en el laboratorio de Charles Zuker, un neurobiólogo chileno que se dedica a descifrar los misterios del sabor en el cerebro. 

Cánovas fue uno de los 10 jóvenes latinoamericanos que a comienzos de este mes obtuvieron una de las becas Pew, un sistema de financiamiento para posdoctorados del área de las Ciencias Biomédicas.

“Cuando hice el doctorado, me centré en la biología del desarrollo del cerebro, es decir, como el cerebro llega a tener la estructura que tiene. En el posdoctorado trato de entender cómo funciona el cerebro, es más que el armado, es el funcionamiento en acción”, dice el investigador. 

En Chile, trabajó junto al neurobiólogo Manuel Kukuljan, la doctora Ximena Sierralta y los investigadores Andrés Couve y Claudio Hetz. 

Respecto del trabajo específico que hoy realiza junto a Zuker, Cánovas explica que su foco de investigación está en entender cómo el cerebro expresa los estímulos sensoriales, cómo responde con sensaciones positivas cuando se prueba algo de sabor dulce al punto de seguir sintiéndolo y cómo los sabores amargos provocan rechazo.

Para responder a esta pregunta, está centrado en una estructura del cerebro llamada amígdala y la que está relacionada con las conductas más emocionales y en este caso, con las respuestas positivas o negativas frente a un sabor.

“La beca Pew entrega recursos de mantención para el investigador y además ofrece fondos de repatriación. Cuando termine el posdoctorado, en 2019 y si decido volver a Chile, me entrega dinero para que continúe mi investigación como independiente en mi propio laboratorio. Si no vuelvo a Chile, esa plata se pierde. Es de gran ayuda para los científicos emergentes”, dice José Cánovas.

Según este investigador, hoy en el país no hay espacio para las nuevas generaciones de científicos y se requieren entornos para que se desarrollen. “Los investigadores que  hoy están estudiando fuera, no tienen un nicho para trabajar. No se pensaron en políticas que expandieran los puestos de trabajo, no existen políticas públicas robustas de desarrollo. Al final, terminamos desperdiciando recursos y talentos”, reclama Cánovas.

Profundizar conocimiento

Cada año The Pew Charitable Trusts de EE.UU. entrega becas por dos años para posdoctorados latinoamericanos que en el área de las ciencias biomédicas quieran profundizar sus estudios en alguna universidad de ese país.

Este año, entre los 10 científicos latinoamericanos, además de Cánovas, fueron seleccionados otros dos chilenos: Rodrigo Aguilar y Cecilia Silva-Valenzuela.

Fuente: La Tercera

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*