add share buttons
Noticias

Mito1: ¿Es mejor el pan integral que el de harina blanca?

Por Francisca Orellana

El pan es un infaltable. La marraqueta tostada es insuperable y cada vez vemos más opciones de pan. Pero siempre nos dicen que el pan integral es mejor que el pan blanco, pero no tenemos claro el por qué. Uno piensa que es porque ayuda a bajar de peso, tiene más fibra y un montón de ideas más. ¿Cuál será lo real?

Valentina Arriagada, nutricionista del Centro Inspira y especialista en alimentación saludable, sobrepeso y obesidad, cuenta que si bien ambos panes están hechos del mismo tipo de semilla, como es el trigo por ejemplo, dice que sí tienen diferencias.

“El pan de harina integral al no estar tan procesado tiene más fibra,  la cual tiene varios beneficios. Primero, produce más saciedad por lo que si estás con un plan de bajar de peso puede que comas menos y quedes satisfecho por mayor tiempo”, dice.

Por otro lado, agrega que la fibra ayuda a que los hidratos de carbono se liberen lentamente provocando que estos se absorban lentamente, impidiendo que ocurran alzas de azúcar en la sangre ayudando a la baja o mantención de peso.

Otro  plus que tiene el comer mas fibra es que esta tiende a limpiar el sistema digestivo al atrapar toxinas o incluso células cancerígenas mientras se digiere ayudando quizás a la prevención de algunas enfermedades, además se mantiene una buena digestión al consumir este tipo de harinas.

Sabor distinto

Es verdad que el pan integral es más seco y a veces un poco sin sabor. Esto pasa, dice la especialista, porque tiene los sabores del trigo mucho más concentrados, por ende puede resultar menos apetitoso. Al ser una harina menos procesada se pueden sentir quizás cascaras o restos de trigo o la semilla con las que se hace. Otra razón puede ser que los panes integrales o aquellos que mas naturales o menos industrializados tienden a tener mas tiempo de fermentación lo que le entrega al pan un sabor mas amargo quizás”, detalla.

Esto no implica que uno puede comer más, enfatiza. “Hay que tener mucho ojo con la cantidad de grasa y azúcar añadida que pueden tener estos panes integrales, como este pan no es tan apetitoso por su sabor más intenso, tienen a agregarle más grasas para que esté más blando y azúcar extra para que sea más rico. Se pueden encontrar en el mercado panes integrales con el doble de calorías (energía) que los blanco. Hay que leer muy bien las etiquetas nutricionales y ceñirse por las porciones que recomienda el fabricante del pan”, dice.

Así es que ya sabemos, este tipo de pan tiene beneficios adicionales al pan blanco, pero tenemos que acostumbrarnos a su sabor. Yo lo compro sólo a veces porque como es más seco, trato de ir alternando para no aburrirme.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*