add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Reino Unido anuncia un impuesto del azúcar para frenar la obesidad

El Gobierno británico anunció que creará un nuevo impuesto sobre las bebidas azucaradas para combatir la obesidad infantil y las enfermedades asociadas, como la diabetes.

Ya el año pasado un grupo de diputados habían reclamado esa tasa en el Parlamento, pero el Gobierno la descartó, señalando entonces que no era «la acción correcta». Pero en estos meses ha habido una campaña muy activa a favor del impuesto contra el azúcar, cuyo rostro mediático ha sido el cocinero televisivo y millonario empresario hostelero Jamie Oliver.

El impuesto sobre el azúcar no es nada nuevo. Los países escandinavos fueron pioneros. En 2012 lo incorporaron Francia y Hungría y en 2014, México.

662 millones anuales

La tasa del azúcar recaudará el equivalente a 662 millones de euros anuales, fondos que se destinarán a financiar más actividades deportivas en las escuelas de primaria. Los zumos de fruta pura y las bebidas basadas en la leche quedarán exentos. Lo normal es que las compañías afectadas, cuyas acciones bajaron hasta un 5% tras conocerse la nueva carga fiscal, trasladen el coste el impuesto a sus precios. Pero Osborne les advirtió que «esa decisión tendrá un impacto sobre el consumo».

Los impuestos sobre los combustibles, la cerveza y la sidra se mantienen congelados y el del tabaco aumentará un 2% por encima de la inflación, que será del 0,7 este año y del 1,6 el próximo.

El nuevo impuesto comenzará a regir en un plazo de dos años y será en dos tramos. Una para las bebidas con 5 gramos de azúcar por cien mililitros y otra, más alta, para las que tienen más de 8 gramos por cada cien mililitros. Lo recaudado se destinarán al deporte en las escuelas.
El director de Diabetes UK, Chris Askew, apuntó por su parte que la tasa solo funcionará si redunda en un aumento del precio de los refrescos. El director de Alianza del Contribuyente, Jonathan Isaby, criticó en cambio al ministro por «ceder a las presiones» e introducir una medida «regresiva y totalmente ineficaz». El director de la Asociación británica del sector de los refrescos, Gavin Partington, mostró su decepción por que Osborne haya querido castigar «al único sector de la industria alimenticia que ha reducido su contenido en azúcar en los últimos años». 

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*