add share buttons
Noticias

¿Cuales son las diferencias entre los endulzantes?

 Hace años, los edulcorantes eran consumidos solo por personas que sufrían de diabetes como forma de reemplazar el azúcar. Actualmente, son cada vez más los que recurren a ellos, contando en el mercado con una serie de productos como endulzantes, sucralosa, sacarina o estevia.

¿Cuál es la diferencia? ¿Es verdad o mito que consumir altas dosis de edulcorantes trae problemas para la salud? ¿Quiénes deben consumirlo y quienes no deberían? Son algunas de las interrogantes que Maite Rodríguez, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, devela.

“Los edulcorantes –la sacarina, el ciclamato y el aspartamo– fueron descubiertos accidentalmente por químicos que probaron su gusto, al tocarse la boca o fumar un cigarrillo, luego de haberse ensuciado las manos con estos compuestos. Cabe señalar que la gran mayoría de los edulcorantes bajos en calorías son de origen artificial”, explica la experta quien advierte que no son recomendables para niños.

En tanto, los productos obtenidos de fuentes naturales como la stevia, dice la químico farmacéutica, han sido desarrollados a partir del conocimiento popular de que ciertas plantas que presentan sabor dulce.

Aspartamo: Se considera 150 veces más dulce que el azúcar común (sacarosa) y también es un edulcorante no calórico, descubierto por azar en 1965. “La ventaja que tiene es que cuando es consumido, el aspartamo se metaboliza en sus aminoácidos originales (ácido aspártico y fenilalanina) y tiene un bajo contenido energético. El aspartamo ha sido declarado seguro para consumo humano por las agencias de más de noventa países, y la FDA lo describe como uno de los aditivos más estudiados de la historia y afirma que su seguridad está más que confirmada. Más de 100 organizaciones nacionales e internacionales han evaluado la inocuidad del aspartamo, considerándose un edulcorante seguro”, comenta Maite Rodríguez.

Sacarina: Es 300 a 400 veces más dulce que azúcar común y se usa desde inicios del siglo XX. “Ha generado polémica ya que en los ‘70 varios grupos de investigadores indicaron que a dosis altas, la sacarina (5% del peso total de la dieta) era capaz de inducir la aparición de cáncer. Los estudios sólo se realizaron en animales de experimentación y el cáncer producido (especialmente de vejiga) estaba condicionado por ciertas condiciones ambientales. Sin embargo, el consumo de este edulcorante que había sido un “boom” entre los pacientes diabéticos, fue prohibido por la Federación de alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés) desde 1977 en países como Canadá y EUA, hasta que en el año 2001 algunos estados de EUA la declararon nuevamente apta para el consumo humano. Tiene la desventaja, además, de que en altas concentraciones presenta un sabor amargo”, advierte la académica de la UNAB.

Sucralosa: Presenta 600 veces un sabor más dulce que la sacarosa. Este edulcorante sintético fue aprobado por la FDA en 1998. “Antes de aprobar la sucralosa, la FDA examinó más de 100 estudios de seguridad que se habían realizado, incluyendo estudios para evaluar el riesgo de cáncer. Los resultados de estos estudios no mostraron evidencia de que este edulcorante causara cáncer ni presentara otras amenazas para la salud humana”, explica.

Estevia (Stevia rebaudiana): Esta era comúnmente empleada por los guaraníes para endulzar el té de yerba mate y su uso etnomedicinal se conoce en Paraguay y Brasil desde hace siglos. “Se puede emplear la estevia ya sea en extractos crudos obtenidos a partir de las hojas de las plantas sin tratamiento químico, así como en presentación líquida o sólida de color oscuro, provenientes de extractos que al ser procesados en un laboratorio dan lugar a un poderoso edulcorante. Los extractos de la estevia son ricos en un compuesto que se denomina glucósido de steviol, el cual presenta hasta 300 veces el dulzor del azúcar común. Todas aquellas personas que deban controlar su dieta en cuanto al consumo de carbohidratos y azúcares, pueden optar por este edulcorante bajo en calorías y de origen natural”, concluye la experta.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*