add share buttons
Noticias

¿Cuánto demoras en adaptarte al cambio de hora?

Por Francisca Orellana

El próximo sábado 14 de mayo viene un nuevo cambio de hora, el cual sólo durará hasta agosto. Todas estas modificaciones producen algún tipo de trastornos en nuestro cuerpo, dice la neuróloga de la Facultad de Medicina y Directora del Centro del Sueño UC, Julia Santin. Sin embargo,  este es el “menos malo”.

Puntualizó que con esta modificación nos acercamos más al huso horario que nos corresponde por nuestra ubicación geográfica, de manera que el sueño está más regulado.

“Cualquier cambio de hora influye en el dormir, sin embargo, si comparamos los dos cambios, éste es el mejor, porque entre otras cosas el retrasar el reloj, nos va a permitir dormir una hora más el día del cambio, lo que será beneficioso,  puesto que gran parte de los chilenos tiene privación crónica de sueño”, afirmó.

Respecto a cuánto nos demoramos en adaptarnos, explica que una persona sin trastorno del sueño, en general a los 2-3 días va a estar adaptado al nuevo horario. “Sin embargo, las personas que tienen un trastorno del sueño tendrán más dificultades en este proceso.  Si en este período de adaptación aparece somnolencia en los días que siguen al cambio hay que ser especialmente cauto y en ese sentido es aconsejable no manejar”, señaló.

Este cambio favorecerá la luminosidad en la mañana. “El ser humano está hecho para la luz, de manera que si amanecemos con luz vamos a despertar mejor y vamos a estar más alerta.  Esto se debe a que tenemos un reloj biológico interno, ubicado en el cerebro, que es regulado por la luminosidad ambiental, de manera que la presencia de luz nos induce a permanecer en vigilia”.

Las recomendaciones son fundamentalmente para quienes han sufrido trastornos del sueño.

“Hay que tener cuidado con las personas que tienen por ejemplo, una apnea de sueño, insomnio, malos hábitos o que trabajan en turnos. Es bueno aprovechar este cambio porque al oscurecer más temprano, nos dará sueño antes con más facilidad, aprovechemos esto para mejorar los hábitos de sueño, que incluyen restringir el uso de pantallas luminosas en la tarde/noche (computador, tablet, teléfonos inteligentes, etc.) y evitar la ingesta de bebidas energéticas o que contengan cafeína en la tarde, entre otras medidas”, advirtió la experta

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*