add share buttons
Noticias

La leche materna contiene cientos de azúcares que estimulan la inmunidad del niño

Es difícil encontrar un alimento más completo y nutritivo que la leche materna. Ella es producto de la evolución de millones de años y entrega al recién nacido exactamente lo que necesita.

Una revisión de las más recientes investigaciones, realizada por Thierry Hennet y Lubor Borsig, de la Fundación Nacional Suiza para la Ciencia, revela que esta leche contiene más de 200 tipos de azúcares diferentes, comparado con los 30 o 50 que se han encontrado en los demás mamíferos.

Pero lo más interesante es que solo algunos de estos azúcares alimentan a la guagua, mientras que el resto sirve para nutrir a las bacterias que colonizan el sistema digestivo del niño, determinando así el tipo de cepas que tendrá. Y estas últimas influyen a su vez de manera decisiva en el desarrollo del sistema inmune infantil.

El trabajo destaca también la presencia en la leche de anticuerpos que traspasa la madre al niño. Al cabo del primer mes, la cantidad de estos anticuerpos se reduce en más de 90%, y el niño comienza a defenderse por sí mismo. Algo que se produce con una sincronía perfecta.

Por último, en la revisión se destaca que hay investigaciones en marcha que están analizando en detalle las distintas hormonas que hay en la leche de la madre y el efecto que tendrían en el menor. Asimismo, se reconoce que hay compuestos presentes en este alimento que aún se desconoce qué hacen.

En todo caso, todas las características conocidas hacen que “esta leche sea una de las mejores medicinas personalizadas que existen”, dicen los autores.

El estudio se publica en la revista Trends in Biochemical Sciences, del grupo editorial Cell.

Trampa que protege

“La leche materna actúa también como una trampa que protege al niño”, dice el doctor Martín Gotteland, académico del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Según explica, los patógenos que están en el intestino del lactante se fijan a los llamados oligosacáridos de la leche, y, de esta manera, son eliminados por las deposiciones.

La leche materna tiene un papel importante en la salud del niño, destaca la doctora Rinat Ratner, directora de Nutrición y Dietética de la Universidad del Desarrollo. “Esto, porque protege su salud, y así va a tener menos infecciones y, en el largo plazo, va a estar más protegido de las enfermedades crónicas de la adultez”, explica.

“La leche materna es el único alimento que por siglos han tenido los recién nacidos, y por eso no es extraño que posea esta gran cantidad de azúcares que están muy especializados para permitir la supervivencia de la especie”, dice el doctor Enrique Oyarzún, ginecólogo y obstetra de la Clínica U. de los Andes.

Para el doctor Gotteland, este alimento es un “gran tema de investigación” ya que, por ejemplo, aún se desconocen los factores que posee y que protegen contra la obesidad.

Otro hecho que no hay que olvidar es que también resguarda la salud de la madre. “Sabemos que la lactancia materna protege contra el cáncer de mama”, dice el doctor Oyarzún.

Además de todas las ventajas nutricionales que tiene, la doctora Ratner llama la atención sobre que “es un recurso renovable, que no contamina, que es autosustentable y gratis”

Fuente: El Mercurio

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*