add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Incontinencia urinaria: un trastorno más común de lo que se cree

Vergüenza, aislamiento, trastornos del sueño y de la sexualidad, son sólo algunas de las consecuencias que la incontinencia urinaria, un trastorno mucho más común de lo que se cree, genera en las mujeres.

Cuántas personas realmente sufren de incontinencia es difícil de cuantificar, porque quienes la padecen prefieren no hablar de la temática ni consultar al médico. La buena noticia es que existen tratamientos y productos que permiten mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir a que puedan seguir realizando sus actividades habituales y a vivir plenamente.

A pesar de esta falta de datos concretos, diversos estudios científicos coinciden en señalar que la dificultad para contener la orina, que se define como incontinencia urinaria, afecta al 40% de las embarazadas y aproximadamente al mismo porcentaje de mujeres mayores de 50 años. Generalmente se produce ante pequeños esfuerzos como toser, estornudar o levantar peso, pero también se relaciona con una necesidad extrema de orinar, que impide llegar al baño a tiempo, y que puede estar causada por afecciones neurológicas.

Según sus características, la medicina la ha dividido en dos categorías: incontinencia de esfuerzo y de urgencia. Ambas a su vez se subdividen en leve, moderada o aguda.

Para detectar una incontinencia urinaria es necesario realizar diversos análisis médicos, que se centran en la búsqueda de anomalías anatómicas o neurológicas. A las mujeres que consultan, se les realizan estudios con la vejiga llena y vacía, y también se hacen análisis de laboratorio para identificar si existe infección urinaria, que es una de las causas principales de esta dolencia.

Embarazos embarazosos

Muchas mujeres embarazadas llegan a la consulta médica avergonzadas o preocupadas por haber sufrido derrames de orina y ello les impide disfrutar del proceso de embarazo que experimentan. En ese sentido, es importante saber que en dicho proceso el cuerpo cambia, y la incontinencia podría aparecer.

El embarazo o un parto vaginal son dos causas clásicas para la incontinencia de esfuerzo, que se produce cuando los músculos pélvicos que intervienen en el proceso de salida de la orina pierden resistencia. Puede ocurrir que la persona tenga tos, estornude o levante peso y sufra un derrame. Fortalecer los músculos pélvicos con ejercicios como los de Kegel, puede resultar recomendable.

Aunque cada caso es particular, creemos que lo primero es poder hablar sobre el tema. Entender que esta situación que afecta a muchos ayuda a reducir el sentimiento de angustia y soledad, animando a quien la tenga a buscar más información para posteriormente realizar una consulta médica.

Asimismo, es importante conocer que en el mercado existen soluciones paliativas para la incontinencia que ayudan a que toda mujer pueda mantener una vida activa en lo familiar, social y/o deportivo. En Latinoamérica, una de cada cuatro mujeres entre 40 y 65 años sufre algún tipo de incontinencia, pero el 80% no utiliza ningún producto específico y de hecho en Chile, 1 de cada 2 mujeres sobre 35 años sufre de algún tipo de incontinencia una vez a la semana.

Actualmente existe una nueva línea de productos diseñados para acompañar a la mujer en esta etapa de la vida. Hay múltiples formatos de protectores y toallas diseñadas específicamente para controlar la incontinencia, con tecnología “Absorb Loc” que entregan absorción total y control de olores, dando a las mujeres la seguridad para mantenerse activa.

Todas estas opciones aseguran la posibilidad de disfrutar de esta etapa de forma plena, sin ningún temor a la incontinencia, un problema común, que tiene solución.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*