add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Los cuidados que debes tener con los trajes de electroestimulación

  • Con la llegada del verano, se promueve como la gran novedad para tonificar y reducir la masa grasa en poco tiempo. Sin embargo, no reemplaza la actividad física y presenta ciertos riesgos.

La electroestimulación, es una técnica de trabajo muscular pasivo que actúa sobre los puntos motores del músculo, provocando la contracción muscular de la zona mediante una serie de corrientes reguladas por un aparato.

Diego Silva, kinesiólogo de Clínica Universidad de los Andes, señala que la actividad pasiva nunca será tan natural y eficaz como la activa, por lo que la electroestimulación no debería ser una opción que sustituya a la actividad física natural. Sin embargo, puede tener algunos beneficios.

  • Intervención quirúrgica: Luego de una operación, la musculatura tiende a atrofiarse. En estos casos la electroestimulación localizada facilita la contracción voluntaria del músculo, y con ello, el paciente recuperará el trofismo muscular y permitirá recuperar progresivamente la fuerza.
  • Complemento al trabajo muscular: Aporta a la vascularización de la zona y aumento del metabolismo, lo que hará a las fibras musculares más propensas al crecimiento.
  • Favorece la reinervación de la estructura dañada: mediante la electroestimulación, se ayuda a que el nervio vuelva a ser capaz de estimular de nuevo al músculo.

Contraindicaciones
El uso de trajes electroestimulación (chalecos integrales de cuerpo entero o biotrajes) son similares a la electroestimulación local (EMS) utilizados en tratamientos de rehabilitación kinésica, por lo que tienen los mismos riesgos y contraindicaciones. Según una publicación del año 2011 de la prestigiosa revista Physiotherapy (Rennie, S. Canadá), la electroestimulación está contraindicada en los siguientes casos:

 Pacientes con epilepsia
 Personas con marcapaso o aparatos electrónicos.
 Mujeres embarazadas.
 Perturbaciones neurológicas.
 Alteraciones de la coagulación, hemorragias, trombosis venosa profunda y tromboflebitis.
 Irritación de la piel, quemaduras o heridas en la zona donde se aplica el electrodo.
 Tejidos infectados.
 Sospecha de tumores malignos.
 Hernia abdominal o inguinal.
 Síndromes metabólicos (diabetes, hipertensión y obesidad)
 Sobre el pecho en pacientes con enfermedad cardíaca, arritmias o falla cardíaca

“El mayor riesgo se da en pacientes con patologías inflamatorias (artritis reumatoide, lupus, espondilitis anquilosante, entre otras) ya que podrían generar un rebrote de la enfermedad. Por otra parte, existe documentación de que la electroestimulación en dosis e intensidad no adecuadas puede inducir al daño del tejido muscular producto de un entrenamiento excesivo (Rabdomiolisis), alterando la composición de las fibras musculares con la consecuente fuga de una enzima denominada fosfocreatin quinasa (CPK) desde el interior de la fibra hacia la sangre. La acumulación de la CPK (reportada en estudios de caso de la International Journal of Cardiology y Clinical Sport Med), sobre los niveles normales, puede inducir a una falla renal aguda y en casos muy severos, la muerte”, advierte Diego Silva.

Por otro lado, el especialista recomienda “siempre estar atentos a cambios inflamatorios posteriores al entrenamiento con EMS y al cambio de coloración de la orina, que pueden ser señales de alarma importantes para evitar mayores complicaciones y frenar este cuadro a tiempo”.

Antes de realizar este tipo de entrenamiento muscular, es importante consultar a un especialista, evaluar si es que es candidato a realizar este tipo de entrenamiento y, posteriormente, realizar los trabajos con un kinesiólogo certificado en entrenamiento de EMS con biotraje.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*