add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Los alimentos que deberíamos evitar en la noche

A quien no le ha pasado que llega el momento de acostarse y junto con ello el antojo de llevarse algo para comer a la cama. Ese es el peor error. “Lo que se recomienda es comer dos horas antes de ir a dormir y que la cena sea ligera pero suficiente en cantidad y jamás saltarse esa comida. Si lo hacemos o comemos muy poco, nos puede volver a dar apetito durante la noche”, explica el nutricionista de Clínica Avansalud Roberto Gabarroche.

El mayor problema de comer en la noche tiene que ver con el metabolismo. Marcela Cosentino, nnutricionista de Clínica Santa María, explica que lo que ocurre en la noche es que el metabolismo se pone más lento y por tanto cuesta más digerir los alimentos que se consumen en esa hora del día. “Si a eso le sumamos alimentos que son de difícil digestión nos va a costar mucho más quedarnos dormidos y vamos a estar más incomodos”, explica.  Y agrega:  “en el caso de quienes quieran bajar de peso lo que no se alcanza a digerir se reserva y transforma en grasa, por lo que no ayuda en el proceso”.

Alimentos prohibidos

  • Alimentos con alto contenido de azúcar o porciones abundantes: interfieren con un adecuado control glicémico; genera  alzas de azúcar lo que altera la calidad del sueño  y contribuye al sobrepeso.
  • Embutidos y frituras: Por su elevado aporte de grasa podrían influir de manera importante en la producción de jugos gástricos, de esa forma el trabajo digestivo y las molestias gástricas aumentan.
  • Vegetales ricos en fibras como el brócoli, coliflor o acelga: este tipo de alimentos, que se les conoce como hidrófilos, deben ser consumidos con mucha agua para favorecer su eliminación, de lo contrario fomentan la retención de líquido e hinchazón.
  • Vegetales diuréticos como el apio: Al ser diurético aumenta las ganas de orinar lo que obliga a levantarse muchas veces en la noche interrumpiendo el descanso.
  • Alcohol y café: todos los alimentos que son estimulantes tienen un efecto negativo en el sueño; favorecen el insomnio. Lo mismo ocurre con el mate, bebidas energizantes y el exceso de té en la noche.
  • Carne roja: Se recomienda consumir carnes blancas y pescados, ya que son más fáciles de digerir.
  • Comida picante y aliños como el ajo, pimienta y merquén: Son irritantes de la mucosa gástrica y estimulan una mayor acidez estomacal.

¿Qué pasa con los carbohidratos?

La nutricionista de Clínica Santa María explica: “Si bien los carbohidratos se convierten en grasa después de su digestión, el error en su consumo tiene  que ver generalmente con la cantidad. Si comemos mucha cantidad obviamente se incrementarán los niveles de azúcar en la sangre y provocaremos insomnio, pero una pequeña cantidad, por ejemplo de pasta al dente, está permitido de todas maneras en la noche”.

Fuente: Revista Mujer

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*