add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Hombre de 190 kilos no sobrevivió a la obsesidad en Colombia

Muy duros fueron los últimos días de José Fernando Medina Díez, un hombre de 190 kilos de peso que el pasado lunes no pudo sobreponerse a un grave problema respiratorio que obligó a los bomberos de Itagüí a rescatarlo de su lecho, llevarlo al hospital San Rafael y luego al hospital General, donde horas después perdió la vida.

Según Nancy Medina, su hermano murió esperando una cirugía de Bypass Gástrico que le había sido ordenada por tutela desde abril de 2014, pero su EPS, Savia Salud, no se la practicó. “Lo mandaron a que rebajara 17 kilos para poderlo operar, pero no le dijeron qué dieta seguir ni nada”, comentó Nancy.

El sargento Manuel Londoño, del cuerpo de Bomberos Itagüí, relató que José Fernando fue rescatado de su casa, una humilde vivienda en un segundo piso ubicada en el barrio Yarumito, el domingo a las 8:00 de la noche en vista de que, por su peso, su familia no tenía las condiciones para movilizarlo.

“Acudimos con dos unidades y dos ambulancias, le tomamos los signos vitales, con una presión arterial de 122.81, un pulso de 110, una respiración de 20 y saturado al 80 %”, considerados estables.

Por el exceso de peso, hubo necesidad de utilizar dos máquinas de rescate, 18 hombres y un montacargas para subirlo a las máquinas de rescate y llevarlo hasta el hospital San Rafael. Iba con respirador. De allí, media hora después, el paciente fue trasladado al Hospital General, también con apoyo de los Bomberos, y en la mañana del lunes, Medina falleció. Ayer en la tarde se realizaron las exequias con asistencia de familiares y vecinos.

No usó la tutela

Aunque la familia de Medina señala como culpable de su muerte a Savia Salud por no haberle practicado la cirugía, la entidad tiene otra versión.

“A mi papá lo dejaron morir por pobre, ojalá esto no le pasea nadie más”, dijo entre sollozos Jesús Díez, hijo adoptivo de José Fernando, de 47 años, soltero y huérfano de ambos padres.

Carlos Mario Ramírez, gerente de Savia Salud, explicó que a José Fernando se le diagnosticó obesidad mórbida desde septiembre del año pasado y se determinó que era necesario hacerle la cirugía de Bypass, pero someterse antes a un régimen. La misma familia sostuvo que llevaba cuatro años postrado en la cama y salía muy poco arrastrándose por el suelo.

“Es un caso lamentable, el médico  lo evaluó y definió que, efectivamente, necesitaba la cirugía, pero previamente requería una estabilización de sus condiciones de salud, porque además era hipertenso y diabético”.

Afirma que el paciente debía iniciar un proceso con el grupo interdisciplinario del programa, compuesto por siquiatra, sicólogo, internista y cirujano bariátrico: “se necesitan siquiatra y sicólogo porque al paciente hay que convencerlo del cambio de conducta después de la cirugía bariátrica, porque si luego no hay un régimen diferente, el paciente recae en peores condiciones”.

Ramírez dice, extrañado, que Medina nunca usó las órdenes, ni asistió al programa de obesidad mórbida ni tampoco acudió al desacato de la tutela. Si lo hubiera hecho, sostiene, seguramente le habrían practicado la operación.

Asegura, incluso, que por el programa han pasado más de 800 pacientes obsesos, de los cuales 407 han sido calificados de mórbidos. De éstos se han operado 200 y se les ha evitado la intervención a 80 gracias al régimen de dietas y ejercicios.

“Antes estas cirugías costaban hasta $15 millones, pero ahora el costo es de unos $10 millones, las hacemos en el hospital Manuel Uribe Ángel, de Envigado, que es al que le tenemos confianza”, precisó.

Aclaró que además al paciente se le atiende seis meses antes y seis meses después de la intervención.

Fuente: ElColombiano.com

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*