add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Develan el papel de las bacterias del intestino en la obesidad y el colesterol

  • El cuerpo humano contiene miles de millones de microorganismos. Estos microbios nos ayudan a digerir los alimentos y ayudan a nuestro sistema inmunológico

Para tener una mejor salud cardiovascular debemos empezar a cuidar nuestras bacterias. Los microorganismos que viven con nosotros tienen una mayor influencia en nuestro peso, grasa y niveles de colesterol bueno, factores necesarios para ayudar a mantener una buena salud del corazón, de lo que se pensaba, asegura una investigación que se publica en «Circulation Research».

Los expertos dicen que los microbios de nuestro intestino están estrechamente vinculados con los niveles en sangre de HDL (colesterol bueno) y los triglicéridos y pueden contemplarse como un nuevo factor de riesgo para los lípidos sanguíneos anormales, además de la edad, sexo, índice de masa corporal y la genética.

Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Groningen (Países Bajos) han analizado la asociación entre nuestros microbios buenos y los niveles de lípidos en sangre en 893 personas.

Y los resultados mostraron que hay 34 tipos diferentes de bacterias que contribuyen a las diferencias en existentes en la grasa corporal (IMC) y los lípidos sanguíneos, como los triglicéridos y el colesterol bueno o HDL. La mayoría eran nuevas asociaciones. Sorprendentemente, las bacterias buenas tenían poca relación con el colesterol malo (lipoproteínas de baja densidad o LDL) o los niveles totales de colesterol.

Un órgano más

Los microbios y los seres humanos tienen una relación simbiótica. El cuerpo humano contiene miles de millones de microorganismos. Estos microbios nos ayudan a digerir los alimentos y ayudan a nuestro sistema inmunológico. De hecho se considera a la comunidad bacteriana como a un órgano más debido a su importante papel en la salud de los individuos, explica el investigador Jingyuan Fu.

Aunque para probar esta hipótesis harían falta más estudios en una población más grande y diversa, los investigadores creen que sus resultados pueden algún día abrir la puerta a nuevas terapias para modificar las bacterias buenas con el fin de regular con el peso corporal, los niveles de grasa y colesterol y ayudar en la prevención de enfermedades del corazón.

Fuente: http://www.abc.es

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*