add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

¡Comieron comida chatarra por una semana y mira lo que paso!

Todos sabemos que consumir muchas calorías están relacionadas con la obesidad y, demasiado a menudo, con la diabetes tipo 2.  Pero para comprobarlo aún más, seis hombres en buen estado de salud y peso normal o con sobrepeso consumieron 6,000 calorías diarias y nada de actividad física por una semana para ver si tenía algún efecto en su cuerpo.

Según el Instituto de Medicina, una dieta saludable para un hombre sedentario promedio de 30 a 50 años de edad debería estar en torno a 2,200 calorías al día de promedio.

Un equipo liderado por el Dr. Guenther Boden, de la Universidad de Temple, en Filadelfia, en un informe publicado el 9 de septiembre en la revista Science Translational Medicine, dijo que todos los hombres aumentaron un promedio 3.6 kg en solo una semana.

Además, en tan solo dos días después de empezar la dieta, todos los hombres alcanzaron un estado metabólico conocido como resistencia a la insulina, que con frecuencia es un precursor de la diabetes. La resistencia a la insulina se produce cuando el cuerpo produce la hormona, pero no puede usarla de forma efectiva.

¿Qué es lo que ocurre exactamente?

Según el equipo de Boden, se ha indicado que los ácidos grasos, la inflamación y el estrés celular son posibles responsables del vínculo entre las dietas con muchas calorías, la obesidad y la resistencia a la insulina.

Pero el nuevo estudio sugiere que el estrés oxidativo sobre las células (provocado por comer cantidades excesivas de comida) podría ser el vínculo que faltaba. El estrés oxidativo implica la producción excesiva de productos derivados del oxígeno que son tóxicos para las células, explicaron los investigadores en un comunicado de prensa de la universidad.

Tras analizar la orina y el tejido graso de los hombres, los investigadores detectaron un aumento de las proteínas asociadas con el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo pareció desencadenar cambios en una proteína que transporta glucosa, conocida como GLUT4. Estos cambios podrían haber afectado a la capacidad de la proteína de absorber glucosa en respuesta a la insulina, lo que lleva a la resistencia a la insulina, teorizó el equipo de Boden.

Según los investigadores, los hallazgos sugieren que el tratamiento con antioxidantes o una terapia diseñada para dirigirse a la GLUT4, quizá pueda ayudar algún día a controlar la resistencia a la insulina vinculada con la obesidad.

Una experta cree que este estudio es importante.

«Los resultados de este estudio son valiosos teniendo en cuenta que muchos estadounidenses tienden a comer cantidades excesivas de calorías diariamente», dijo Dana Angelo White, dietista y profesora de medicina deportiva en la Universidad de Quinnipiac, en Hamden, Connecticut.

Aunque el estudio fue pequeño y relativamente breve, «ciertamente refuerza las recomendaciones de que las personas sean conscientes de su ingesta de calorías y que hagan más ejercicio», comentó.

White también cree que «una dieta rica en antioxidantes con alimentos saludables y con pocas calorías, como las frutas y las verduras, también podría ayudar a reducir las calorías y a tener un impacto sobre el estrés oxidativo».

Fuente: HealthDay

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*