add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Fonasa y la exclusión de la obesidad en el Auge: «No se ha encontrado un tratamiento efectivo para ello»

  • Pese a que el 67% de los chilenos tiene exceso de peso, el AUGE no tiene cobertura para la obesidad. La razón, como no existe un tratamiento efectivo para ello, no se puede dar beneficios como lo tienen otras enfermedades como el cáncer. 

Por Francisca Orellana (@franorellana)

Hoy el 67% de la población chilena tiene exceso de peso. Y el 25% presenta obesidad. Son cifras que preocupan no sólo por el grave impacto que tiene para salud de cada persona, sino también por la forma en que se está tratando el tema en Chile.

Pese a las preocupantes cifras, son pocas las isapres que otorgan cobertura de especialistas como nutricionistas y los planes en general cubren un 25% de las operaciones bariátricas para bajar de peso. En Fonasa es aún peor. Sólo tiene un programa que entrega 600 cupos al año en cirugías para bajar de peso y los consultorios no dan abasto en atenciones nutricionales. Si las cifras de obesidad son tan altas, ¿por qué no tiene cobertura en el Auge? ¿No debería ser prioridad en la atención?

«Una de las ecuaciones que se hace para evaluar una enfermedad para entrar al Auge es la frecuencia. En este ámbito, la obesidad califica. Luego está el segundo elemento, que es que haya una intervención sanitaria que sea efectiva. Por eso el sobrepeso y el tabaco no han entrado al Auge, porque no hay una intervención sanitaria realmente efectiva para tratar estos problema. No está definido el modelo efectivo que nos permita determinarlo», explica a Más Liviano Cecilia Morales, jefa del departamento de Comercialización de Fonasa.

Reconoce que sobre temas de obesidad y sobrepeso no se consulta mucho. «En Chile no existe consciencia de que el sobrepeso y obesidad es una enfermedad . Y eso uno lo ve en los niños, en que el 25% de los alumnos de primero básico tiene exceso de peso», afirma.

¿De quién es la culpa de que la obesidad siga creciendo en Chile?¿De los padres, del Estado?

Existe una responsabilidad individual y social. Hay una responsabilidad del modelo donde vivimos y del sistema también porque es muy difícil responsabilizar a los padres  por no fomentar niños saludables y que lleven una manzana o tomen agua en el colegio cuando todos toman bebida. Es muy difícil ir contra culturalmente, y ahí probablemente las políticas públicas van a permitirnos abordar esta situación.

– ¿Como cuáles?

Son políticas integrales como el etiquetado de alimentos. El tema de la obesidad no se puede abordar con cirugía bariátrica, tenemos que abordarlo con políticas poblaciones que nos permita controlar el sobrepeso y obesidad. Las medidas de regulación del etiquetado de alimento, en cuanto al contenido de sal, azúcar o grasa, es muy importante. Eso, adicionado a políticas que nos permitan aumentar la actividad física.

– Y qué pasa con la educación o aprender a comer, las nutricionistas ni siquiera tienen cobertura 

El estado nutricional tiene que ver con la salud más que la enfermedad, el sobrepeso debiera ser tratado en atención primaria y es parte del equipo de salud de todos los consultorios de atención primaria. La nutricionista es un actor relevante.

Por otro lado, el foco está en trabajar en grupos. No es una estrategia que se haga para ahorrar tiempo, sino por qué es más efectivo para incentivar tipos de conductas.

– Habló recién de que no hay tratamiento efectivo para la obesidad. ¿Hay algún país que  lo tenga?

No. Lo que sí uno ve es que hay países que teniendo modelos de vida distinto no ha caído en el problema de la obesidad, como los del norte del Europa, pero son lugares amigables que no se demoran horas y horas en trasladarse, mantienen actividad física a lo largo de la vida, tienen cuidado por la alimentación y no han caído en la comida chatarra.

Nosotros hemos adquirido un modelo norteamericano, en que en 30 años pasamos de tener niños desnutridos a una proporción importante con sobrepeso. Y en eso las regulaciones y políticas publicas son lo más importantes, como por ejemplo, el establecer las raciones. ¿De qué tamaño es una porción individual de una bebida? es relevante porque todas las bebidas tienen componentes que son adictivos, entonces las personas se acostumbran a comer cosas que estimulan las áreas del placer y come cada vez más. Y te da más sed, incluso las que son libres de azúcar. Hay mucha regulación que, desde el punto de vista de políticas públicas, se pueden establecer.

¿Se ha pensado establecer impuestos a las bebidas azucaradas como ocurre en México?

En la división de Políticas Públicas del Ministerio de Salud yo creo que se ha estudiado más de una vez, pero se ha partido por cosas más prioritarias como el tema de la información y conocimiento. Y otro otro lado, está el trabajo de la educación, de proteger las horas de educación física. Probablemente, tengamos que avanzar más en regular el tamaño de las raciones, por ejemplo, porque efectivamente es muy difícil pretender decir que hay que comer sano y la gente lo haga. 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*