add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

«Llego a soñar con un bistec con arroz»

Por Gabriela Orellana, 35 años y co fundadora de Más Liviano.

Estoy por cumplir 5 años desde que me operé de una manga gástrica y sólo una vez me arrepentí de haberlo hecho. Ese momento fue cuando estaba comiendo un congrio frito con puré que estaba delicioso, pero que, lamentablemente, no podía seguir comiendo porque ya no me cabía más.

La verdad es que podría hablar de muchas cosas, como cuando vi casi la mitad de mi pelo en la tina ya que se me empezó a caer mucho o cómo viví mi primer invierno muerta de frío, ahí extrañé mis 35 kilos extras.

Pero voy hablar de lo que ha sido siempre mi pesadilla, la bendita o maldita comida. Siempre he sido regodeona, complicada a la hora de comer pero luego de operarme casi como que volví a nacer. Muchas cosas que antes no toleraba ahora para mi son una delicia o casi platos gourmet; unos buenos porotos, unos garbanzos, charquicán que antes no los toleraba ahora muero por ellos. El cambio de sabores ha sido maravilloso, casi mágico. Antes me comía una helado triple de chocolate chip con mousse de manjar y lúcuma, en cambio, ahora soy feliz con un helado ultra mega simple de piña, ojala al agua y lo disfruto igual.

«Una de las cosas que saqué de mi vida y me dolió fue la carne, me costó como 3 años descubrir lo mal que me hacía. Cada vez que la comía el dolor estomacal era una constante o simplemente a la tercera cucharada ya no podía seguir comiendo. Sin embargo, al sacarla de mi menú fui bastante irresponsable ya que no me preocupé de sustituirla por otro alimento que aportara los mismo nutrientes»

Pero lamentablemente no todo ha sido tan simple y menos para mi entorno, mucho de lo que como me cae pésimo; por ejemplo, el arroz es algo intolerable, más de 2 cucharadas y se me salen hasta por lo ojos. Si quise seguir viviendo tuve que matar la comida china, ya no existe en mi menú ya que hasta el olor me cae mal. Por suerte el sushi lo pude rescatar, no tengo idea qué será pero ese arroz no me cae mal.

Pero una de las cosas que saqué de mi vida y me dolió fue la carne, me costó como 3 años descubrir lo mal que me hacía. Cada vez que la comía el dolor estomacal era una constante o simplemente a la tercera cucharada ya no podía seguir comiendo. Sin embargo, al sacarla de mi menú fui bastante irresponsable ya que no me preocupé de sustituirla por otro alimento que aportara los mismo nutrientes, lo que me ha provocado  una anemia severa.

Cada cuerpo reacciona de forma distinta a la operación y su reacción a los alimentos, yo fui complicada antes y lo sigo siendo ahora, pero si hay unas constante de alimentos que caen mal es el arroz y la carne. Por eso, para asegurarse y cosa que yo no hice antes de operarse, cómanse un buen bistec con arroz, ya que quizás es la última vez que los disfruten de verdad y es el plato que yo más extraño comer.

*Si quieres contarnos tu experiencia con la cirugía bariátrica (con tu nombre o en forma anónima), escríbenos a contacto@masliviano.cl 

¡Comenta con Facebook!

3 comentarios en «Llego a soñar con un bistec con arroz»

  1. Hola….soy manga gástricos tmb con 40 kilos menos…lucha que diera por tener tu problemática a mi jamás me a caído algo mal…o e sentido dolor por algo.
    Mi cx fue perfecta…..no logre llegar a mi peso ideal pero me siento feliz….me embaraze bariatrixa y fue un embarazo bien complicado. …me dejo un par de kilos y con un cuerpo que ni los cuarenta kilos me dejaron.
    Pero ver a mi hija (tenía dos varones)me hace feliz…recordar q esta es una lucha de por vida

  2. Soledad Rios Garcia // julio 27, 2015 en 6:20 pm // Responder

    Hola yo hago videos sobre mi experiencia de manga gastrica en youtube… pueden buscarme asi
    Alexandra Soledad Garcia.. si pueden pasar el dato serviria de mucho… no a mi.. sino a otras personas.
    milsaludos!!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*