add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Apoyarse de un consejero antes de la cirugía bariátrica ayuda al éxito posterior

  • Una vez que la decisión de someterse a una cirugía bariátrica está tomada, es necesario recibir consejería. ¿En qué consisten esas sesiones y pueden realmente mejorar la posibilidad de que la cirugía tenga éxito?

Antes de someterse a la cirugía para reducción de peso, es importante entender qué se puede esperar de ella y prepararse de forma física y mental para lo que vendrá. Trabajar con un consejero varios meses antes del procedimiento puede ayudar a que la cirugía sea exitosa a largo plazo.

La Dra. Karen Grothe, de psiquiatría y psicología de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, explica la importancia de estas sesiones.

 El término “cirugía bariátrica” es amplio y describe todos los tipos de cirugía para reducción de peso, entre ellas, la derivación gástrica, la manga gástrica y la colocación de una banda gástrica ajustable. A pesar de que cada una de ellas emplea una técnica diferente, todas se consideran cirugías mayores y pueden conllevar riesgos y efectos secundarios graves. Recibir consejería primero permite determinar si someterse a una cirugía tan importante es lo mejor para uno.

La cirugía para reducción de peso cambia la anatomía y la biología corporal de tal manera que sea posible perder peso. Sin embargo, el resultado a largo plazo de la cirugía bariátrica de muchas maneras depende menos de esos cambios que de la conducta y estilo de vida de la persona.

En preparación para la cirugía, la persona trabaja con un consejero especializado en ayudar con la cirugía para reducción de peso. Ese consejero puede identificar y evaluar los factores de riesgo que dificultarían realizar los cambios necesarios en el estilo de vida para perder peso y no recuperarlo a la larga.

En la mayoría de casos, las sesiones previas a la cirugía incluyen perder peso. En muchas personas, la dificultad para controlar el peso es resultado de actividades o hábitos de alimentación problemáticos, como saltar comidas o ingerir refrigerios por la noche.

Las sesiones de consejería antes de la cirugía también ayudan a mejorar el ánimo, controlar el consumo de sustancias adictivas y aprender técnicas para manejar el estrés

 

Trabajar con un consejero permite cambiar los hábitos alimentarios, disminuir la ingesta por emotivos emocionales, autocontrolar los patrones de alimentación y actividad, así como encontrar formas de permanecer motivado para realizar cambios sanos en el estilo de vida. Las sesiones de consejería antes de la cirugía también ayudan a mejorar el ánimo, controlar el consumo de sustancias adictivas y aprender técnicas para manejar el estrés a fin de estar mejor equipado para lidiar con la cirugía y mantener un estilo de vida sano más adelante.

Las sesiones de consejería antes de la cirugía bariátrica pueden realizarse de forma individual o como parte de un grupo que se prepara conjuntamente para la operación. Muchas personas consideran muy útiles las sesiones grupales porque les brinda la oportunidad de conectarse con otros que enfrentan circunstancias similares y compartir ideas.

Algunas organizaciones de atención médica, como Clínica Mayo,  ofrecen seguimiento con sesiones de consejería después de la cirugía bariátrica para ayudar a las personas a seguir por el buen camino y detectar cualquier problema o complicación que pudiese surgir. Esas sesiones también brindan la oportunidad de enterarse sobre los servicios de apoyo y los recursos para llevar una vida sana que la comunidad ofrece.

A medida que transcurre el tiempo, uno puede notar que vuelve a adoptar hábitos no muy sanos de alimentación y estilo de vida. Por ello, mantenerse en contacto con los proveedores de atención médica después de la operación, o buscar ayuda cuando uno empieza a notar que revierte a los viejos hábitos, puede ayudar a reorientar los esfuerzos y mantener la salud

Las investigaciones revelan que cerca de 70% a 80% de quienes se someten a la cirugía bariátrica logran perder peso y mantenerse así cinco años después de la operación de derivación gástrica, pero el estrés y las ocupaciones de la vida a veces pueden hacer difícil perder peso a largo plazo. A medida que transcurre el tiempo, uno puede notar que vuelve a adoptar hábitos no muy sanos de alimentación y estilo de vida. Por ello, mantenerse en contacto con los proveedores de atención médica después de la operación, o buscar ayuda cuando uno empieza a notar que revierte a los viejos hábitos, puede ayudar a reorientar los esfuerzos y mantener la salud.

Muchas personas consideran sumamente útil trabajar con un consejero antes y después de la cirugía bariátrica. Consulte a su proveedor de atención médica qué alternativas de consejería recomienda en su caso, porque atravesar por ese proceso puede ofrecerle un medio excelente de crear el ambiente propicio para lograr perder peso.

Fuente: Clínica Mayo

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*