add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Sexólogo Rodrigo Jarpa: «Conectándose con lo sentidos permitirá tener una vida sexual placentera»

Son varios mitos los que hay que derribar en torno a la sexualidad. Por ejemplo, que sí se puede vivir y ser feliz sin sexo o que el deseo no llega sólo, hay que estimularlo a diario y estar dispuesto a ello. Eso de que surge por arte de magia es una de las tantas creencias erróneas que cometen a diario las parejas y que impide una sexualidad plena, explica a Más Liviano el sexólogo Rodrigo Jarpa.

“Los mitos proliferan, hay una gran necesidad de saber de sexo porque se ha vendido la idea que es fundamental y dará la felicidad, sin embargo, existe una carencia de formación en el tema. Hoy estamos sobrepoblados de información, (y lo que se necesita) es empezar a mirarnos hacia adentro, descubrir más internamente lo que nos gusta y genera placer, qué tipo de vínculo a mi me gusta construir, más que estar viendo todo en las revistas de papel couché que me da las cinco recetas para hacer equis o zeta».

– ¿Qué errores se están cometiendo particularmente?

Estamos muy esperando la receta simple, la comida rápida, el manual de instrucciones y que te den todo servido y digerido. No estamos yendo a pescar, estamos esperando que nos pasen el pescado frito y listo para comer, y que lo den comido y digerido. Lo otro, implica más esfuerzo, más tiempo y un trabajo de introspección, pero eso nos permite tener una sexualidad placentera y sustentable en el tiempo. Porque todos estos consejos y cosas que nos venden de estímulos externos sí pueden servir, pero generalmente sirven muy en el corto plazo, no son sustentables en el tiempo. No puedes poner todo el deseo y erotismo de la relación de pareja, sobre todo estable, en el aceitito que te compraste, en el traje de enfermera. Es la historia que tengo con el otro, el vínculo, el pasado, presente y futuro que tengo con esa otra persona lo que genera un mundo erótico que es inagotable.

No puedes poner todo el deseo y erotismo de la relación de pareja, sobre todo estable, en el aceitito que te compraste, en el traje de enfermera. Es la historia que tengo con el otro, el vínculo, el pasado, presente y futuro que tengo con esa otra persona lo que genera un mundo erótico que es inagotable.

Hay mucha gente que se ha hecho la cirugía bariátrica para bajar de peso, ¿cambia mucho la sexualidad después de la operación?

Absolutamente, me han llegado hombres con algún tipo de disfunción por causas orgánicas a la operación por falta de asimilación de ciertas vitaminas, y eso lo trabajo en conjunto con un andrólogo que trabaja conmigo, pero más allá del asunto médico, generalmente les cambia bastante la vida sexual porque cambia la vida en general, desde la auto imagen y como se sientes con ellos mismos y cómo se enfrentan con el otro, la vulnerabilidad que implica relacionarse tan íntimamente con otra persona. Y lo hacen ahora desde un mayor grado de tranquilidad, desde no estar tan metido en la cabeza con que «me veo mal», el rollo y el comentarista castigador que muchos tienen.

-¿Pero es un cambio para bien?

En general, creo que es un cambio positivo. Pero no hay que poner todas las expectativas en los cambios externos, que sí te pueden hacer sentir bien, pero finalmente la construcción de vínculos más profundos ahí está la clave. Y eso es lo que nos está costando ahora en la época del WhatsApp o el Twitter.

– ¿Qué consejo darías para reencontrarse con su nuevo cuerpo?

En general que traten de conectarse con los sentidos, porque independiente de cuántos rollos tengamos, de cuánto más flaco o viejo estemos o todo lo que vaya por fuera, en general en los sentidos está todo bien. Si paras un poco, respiras, te das cuenta que está todo perfecto. Y en el sexo, sobre todo, tener relaciones sexuales conectándose con lo que uno está sintiendo y, callar al parlanchín, va a permitir tener una vida sexual mucho más placentera.

– ¿Es importante el apoyo de la pareja en ese proceso?

Tiene importancia en cuanto lo refuerzos positivos en esta nueva construcción de la identidad o autoimagen. Demostrar lo positivo, piropearlo, recibir de buena gana esta buena noticia que es para la persona que se opera.

Por Francisca Orellana (@franorellana)

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*