add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Cómo ser runner y no morir en el intento

Dentro de las prácticas deportivas que más adeptos ha ganado el último tiempo, sin duda, se encuentra el correr.

El running es un ejercicio muy beneficioso, te pone en forma, te ayuda a controlar tu peso cuando se combina con una alimentación saludable y si agregamos a todo eso, que su práctica es posible de desarrollar en casi cualquier lugar, nos podemos explicar su gran cantidad de seguidores.

Para quienes comienzan en esto al principio les puede resultar un poco más difícil de lo que imaginaron, más si son de aquellos que no realizaban ninguna actividad física con regularidad hace mucho tiempo. Puede ser frustrante salir de casa y darse cuenta que a los 10 minutos ya no pueden seguir corriendo y ver como las zancadas iniciales se hacen cada vez más cortas y lentas, transformando la carrera inicial en un suave trote y al llegar al minuto 15 ya están simplemente caminando y así es como se devuelven a casa, donde el sillón los espera siempre dispuesto a acogerlos con su cómodo sedentarismo.

El ritmo lo pones tú

Suena lógico, pero muchos no le toman el peso a la importancia de mantener un ritmo constante, pero también adecuado a su condición física. En un principio lo mejor es desarrollar un ritmo lento y un recorrido que no sea muy extenso, esto los hará volver a casa con la sensación de haber vivido una experiencia agradable y les darán ganas de volver a repetirla. Obviamente que si la intensidad del ejercicio es muy suave, el progreso será lento, pero sin dudas es mejor que realizar un primer gran esfuerzo y luego dejarlo.

11080912_709008595895609_3159966579123118396_n

 

En un principio lo mejor es desarrollar un ritmo lento y un recorrido que no sea muy extenso, esto los hará volver a casa con la sensación de haber vivido una experiencia agradable y les darán ganas de volver a repetirla.

Dolores iniciales

10K, 5K e incluso 1K para comenzar no son muy buenas ideas, cuando hablamos de alguien que ha llevado una vida sedentaria. Comenzar con algunos minutos es lo más realista, si no pueden mantener un ritmo constante deben alternar el correr con el caminar.

Al día siguiente seguramente les dolerá todo, lo recomendable es descansar porque el descanso forma parte esencial del entrenamiento. Si no se descansa los músculos no tendrán tiempo de recuperarse, reconstruirse y fortalecerse, la constancia les llevará a progresar y a que los dolores sean cada vez menores. Tengan en cuenta que por lo general pueden tardar un mes en sentirte completamente cómodo y sin dolores luego de cada corrida.

20924_709008109228991_2359448323997797234_n

Entrenar no es solo correr

Lo aconsejable para los que se inician en esta actividad es correr 3 a 4 días por semana, dejando un descanso entre ellos, cuando ya llevan un tiempo corriendo y comienzan a conocer mejor sus cuerpos y los plazos de recuperación, pueden llegar a entrenar hasta 5 días, pero sería bueno que en lugar de hacer esto, destinaran ese 5to día al denominado “entrenamiento cruzado”, que consiste en realizar una actividad física distinta, como por ejemplo bicicleta, natación, máquinas de ejercicio para el fortalecimiento muscular, caminatas en cerros, etc., pero siempre dejando a lo menos un día completo para el descanso, de lo contrario podrían aparecer signos de agotamiento y se expondrían a un mayor riesgo de lesionarse, cortando todo el progreso.

Si completan 4 semanas corriendo de manera constante y motivada, de seguro ya no podrán dejarlo e incluso tendrán el valor para dar el segundo gran paso, inscribirse en una corrida.

11015238_709011345895334_1773840545888377253_n

Una competencia contra nosotros mismos

Logrado los objetivos iniciales, sentirán la necesidad de probarse en una carrera. Y como les recomendamos al principio, sean realistas, no se inscriban en una maratón, busquen un objetivo real. Un 5K parece ser la opción correcta, teniendo en cuenta que no van a ganarla, el objetivo debe ser terminarla. Cuando lo logren, luego de cruzar la meta, sentirán que todos los sacrificios y dolores de un comienzo han tenido su recompensa.

La constancia y la fuerza de voluntad son esenciales y el lograrlo depende de plantearse objetivos y metas realistas, cumplirlas y también de regular la exigencia a la que someten su cuerpo. Realizar una actividad física de manera correcta desde un principio, les ayudará a disfrutarla plenamente y no existe mayor motivación que disfrutar lo que uno hace.

Fuente: Difusión Deportiva 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*