add share buttons
Noticias

Pame Azocar bajó 40 kilos: “La mejor forma de educar a mis hijos es siendo un ejemplo”

  • La Pame es mamá bloguera, que hace tres años decidió dar un vuelco en su vida. Tras múltiples dietas, decidió hacerse una manga gástrica para bajar de peso y lograr comer más saludable. Acá nos cuenta los cambios que ha vivido.

Por Francisca Orellana

“Mi vida es un caos constante”, dice la descripción de su Instagram. La bloguera Pamela Azocar, (@cienporcienmama en Instagram) muestra su día a día como mamá y mujer, donde constantemente apela a la creatividad y paciencia. Lo que más muestra son sus recetas, todas, preparaciones caseras y ricas, que tienen que ser del gusto de unos exigentes jueces: sus hijos.

Una tarea nada sencilla porque lo que más busca es que coman equilibrado, saludable y sin obsesiones. Pero hace tres años decidió hacer un cambio en su vida para transformarse en un ejemplo para ello. “Empecé a pensar en cómo les inculco a mis hijos a que se alimenten bien si yo no lo hacía. La mejor forma de educarlos es siendo un ejemplo. No encontraba ropa, toda la vida había pesado 60 kilos y había llegado a pesar 94 kilos, necesita hacer un cambio”, nos cuenta.

Fue así que decidió hacerse una manga gástrica, que la hizo perder más de 40 kilos. “Decidí operarme cuando empecé a sentir que el peso me invalidaba y no podía hacer todo lo que quería con mis hijos. Una vez me caí y torcí la pata, sentí que a lo mejor si me hubiera caído con un peso normal no habría sido tanto. Además, tenía dolor de espalda”, comenta.

Captura de pantalla 2018-07-17 a la(s) 00.24.50

40 kilos bajó de peso Pamela, después de hacerse una manga gástrica.

Pasó por muchas dietas, pero no conseguía bajar de peso: “Nada me resultaba porque me costaba tener horarios, corría todo el día y comer era algo secundario. Me llenaba con puras tonteras, con bebidas con azúcar. Tomaba todo el día café o comía hartos Super Ocho, lo que pillara al paso. Con eso me llenaba rápido y almorzaba como a las 5. Y cuando los niños se quedaban dormido, me tomaba un vaso de bebida y un pan con jamón a las 22:30. No tenía hábitos”.

Si siempre tuviste un buen peso, ¿por qué subiste? Comías mal?

Fue por el embarazo, con mi marido nos fuimos a vivir al sur, llovia todo el día y pasaba sola. Me daban antojos y comía pizzas, completos, me traían chocolates. Estaba todo el día comiendo pasteles. Me lo comí todo porque estaba aburrida.

Luego, bajé unos kilos pero después volví a subir por el copete, tomaba puro ron con Coca Cola, que era azúcar a la avena. Carreteábamos todos los fines de semana. Y después fueron los otros dos embarazos, que subí más.

¿Siempre pensaste en hacer una manga gástrica?

No lo tenía tan claro. Pensaba quién me va a operar porque vi que operaban a puros obesos mórbidos. Y una amiga me dijo que no, y fui a ver una nutrióloga quien me la recomendó porque me dijo que ahora operaban a gente con IMC de 29. Desde que fui, me operé tres meses después.

¿Cómo ha sido la experiencia?

Buena, es cuático porque hay mucha gente que en vez de apoyarme me tiraba para abajo. Tuve que ir al psicólogo, que me decía que tuviera ojo porque cuando me operara me iban a criticar mucho. Por eso, no le dije a muchos, y a los pocos que les comenté, me decían que era peligroso, que la gente cambia, se pone media loca. La gente cercana me apoyo, pero la que no era tan cercana, me decía cosas en mala. Me molesta que estén todo rato hinchando que estaba flaca, con cara de enferma.

¿Cómo fue el cambio y bajar de peso rápido?

No fue terrible porque soy estructurada. No me sentí mal, pero lo que sí me costó era comer lento, porque cuando terminaba se me había enfriado todo y con la comida atorada. Pagué el noviciado los primeros dos días.

¿Te sientes muy cambiada?

Me decían que estaba flaca, pero como me veo todos los días no lo noto. Ahora soy la talla que siempre fui. Pero no tengo miedo de volver a subir, no es algo que me preocupe mucho. Creo que por la vida que estoy llevando ahora me permite no subir de peso.

¿Qué cambios hiciste?

Muchos, cambié todo el azúcar por sucralosa, pasé de bebidas normales a light. Estuve más de un año sin tomar y volví hace poco. Ahora tengo horarios, aprendí que tengo que tomar desayuno, comer cada tres horas.  Trato de cambiar el jamón por el de pavo. Ya no compro Super Ocho como antes, prefiero morirme de hambre, y es como muy dulce para mi.

¿Cómo lo haces con tus hijos?

Trato de no obsesionarse con esto, no quiero que el peso sea un tema para ellos porque sino se trauman.   Por eso quiero que coman más saludable y sea parte de la rutina.  No los molesto por el peso o porque comen mucho, porque si los hincho mucho pueden tener trastornos alimenticios. Por otro lado, siempre he cocinado comida casera y a ellos les encanta eso.

Lo mismo con el deporte, no los obligo, pero si los incentivo a que hagan cosas. La Amaranta desde chica le gusta hacer cosas, hacer cheerleader y patinaje. Luciano está en escuela de fútbol y varias cosas más, pero porque ellos quieren, no porque los obligue. Bauti estaba en karate y ahora ya no quiere, pero lo insté a que tiene que terminar el semestre por un tema de compromiso.

 Captura de pantalla 2018-07-17 a la(s) 00.24.12

¿Aprendiste a hacer recetas nuevas?

Aprendí a hacer desayunos con yogurt que antes para mi no existían. Antes era pan con jamón, ahora como yogurt light, con mucha semilla. También los cereales como la quínoa o la avena, aprendí a hacer mantequilla de maní.

¿Hay algún alimento que no te haga bien?

El vacuno, soy carnívora y me quería morir porque cada vez que comía carne sentía como una pesadez en el estómago, aunque de a poco la fui tolerando. El huevo me daba arcadas. Ahora me pasa con el pollo, me satura.

¿Tienes alimentos prohibidos?

No, si un día tengo que comer hamburguesa con los niños, las como.

Recetas Blogueras

Lo que más nos gusta de la Pame son sus recetas, porque las hace con ingredientes baratos. “Me piden mucho las recetas caseras, como el charquicán, la cazuelas, cosas fáciles. Pero que se cree que son super difíciles de cocinar, y no es así. Los queques saludables los piden mucho, son rápidos como los que se hacen con avena.  Los niños no se dan ni cuenta que la están comiendo, o los hago con aceite de coco, o fruta. Manzana rallada”, explica.

¿Qué crees que es lo que más buscan tus seguidores?

Dos cosas, cocinar normal porque la gente se aburre de ver recetas donde se usan ollas que hacen de todo. Yo no podría porque no me gusta tener llena de máquinas mi cocina. Y también que uno no gaste mucho en los ingredientes al momento de cocinar.

Pamela escogió sus dos recetas favoritas

Receta favorita salada: Su ceviche de Reineta

Ver video con la receta

Receta favorita dulce: queque saludable con chips de chocolate

🍀Ingredientes:
.
📍1 Taza de harina de avena
📍1 Taza de harina de nuez.
📍2 manzanas pequeñas ralladas 🍎
📍2 o 3 huevos grandes 🥚
📍1/2 Taza del endulzante que prefieras.
📍1/3 Taza de leche descremada 🥛 solo si notas la mezcla muy espesa.
📍3 cucharaditas de polvos de hornear
📍4 cucharadas de aceite de coco derretido @manarecl 📍1 chorrito de vinagre de manzana 🍏
📍1/3 Taza Chips de chocolate 🍫

🍀Preparación:
Mezclar todos los ingredientes en un bol con una cuchara 🥄 poner en el molde aceitado por 4️⃣0️⃣ minutos ⏱ a fuego medio en el horno 🎛
📌Esperar a que enfría antes de cortar.
📌Si le ponen muchos chips les recomiendo poner menos endulzante.
Ver Receta

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*