add share buttons
Noticias

Esclerosis múltiple: la enfermedad que ataca el sistema inmunológico

  • Esclerosis Múltiple afectaría a 2.500 personas en Chile

El pasado 30 de mayo se conmemoró el día mundial de la Esclerosis Múltiple, un trastorno del sistema inmunológico que ataca el sistema nervioso central produciendo daño por mecanismos inflamatorios y degenerativos. Si no se trata a tiempo produce secuelas invalidantes en las personas que la padecen.

La conmemoración del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple se inició el 2009 por la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple, para este año el tema central es la investigación en torno a la patología.

El 80% de los casos de la enfermedad tiene una evolución recurrente-remitente, una forma que evoluciona con “brotes” o episodios de síntomas que luego desaparecen.

La neuróloga jefa de la Unidad de Neuroinmunología de la Clínica Dávila, especialista de enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central, Sabrina Oporto, explica que “las manifestaciones son variadas, pudiendo dar síntomas como disminución de agudeza visual, equilibrio, fuerza de alguna extremidad, hormigueos o pérdida de sensibilidad, de más de  24 horas de duración.  Estos “brotes” o recaídas pueden o no ser tratados con corticoides. Las terapias farmacológicas permiten disminuir la probabilidad de tener recaídas, presentar nuevas lesiones en el cerebro (placas de desmielinización) y, en definitiva, mantener la reserva funcional cerebral, que es lo que permite llevar una vida normal el mayor tiempo posible”.

La población de mayor riesgo está en mujeres de entre 20 y 40 años. La prevalencia mundial varía desde 5 a 30 pacientes cada 100.000 personas, cifra que baja a cerca de 13 de cada 100.000 en nuestro país.

 “Respecto a la prevalencia, si bien no hay un estudio epidemiológico a nivel nacional, existe un estudio realizado en la Región de Magallanes- de tipo captura y recaptura- que estimó una prevalencia de 33 por cada 100.000 personas. Se calcula que existirían unos 2.500 pacientes en Chile. Ahora, dado que les GES presta cobertura solo a las formas remitentes recurrentes no existe información respecto a las formas secundarias o primarias progresivas”, explicó la neuróloga jefa de la Unidad de Neuroinmunología de la Clínica Dávila, especialista de enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central, Sabrina Oporto.

La especialista agrega que los orígenes de la Esclerosis Múltiple confluyen causas genéticas, afectando mayormente a personas de origen caucásico, y factores ambientales como infecciones virales, déficit de vitamina D, obesidad infantil y tabaquismo.

El avance científico ha permitido el desarrollo de diversos fármacos para a tratar la enfermedad. Una línea de tratamiento apunta a aminorar el impacto y duración de los brotes, otra busca evitar la inflamación y lesiones cerebrales.

“Antes, cuando no había terapia, el pronóstico de la enfermedad era bastante sombrío, pero hoy es una de las áreas de neurología que ha tenido gran desarrollo de fármacos y existen varias líneas de tratamiento. Existen terapias para el brote, que acortan el período de síntomas en el paciente, a través del uso de corticoides endovenosos. Por otra parte los medicamentos modificadores de la enfermedad buscan evitar los brotes, la aparición de lesiones cerebrales y progresión, dijo la neuróloga Sabrina Oporto.

Es relevante un oportuno diagnóstico de la enfermedad, que debe fundamentarse en el hallazgo de lesiones de la sustancia blanca en el cerebro a través de una resonancia magnética, de manera de iniciar oportuno tratamiento.

La doctora Oporto resaltó que “los pacientes también se benefician de modificaciones en la dieta, aumentando el consumo de frutas y verduras frescas, evitando los productos procesados y el exceso de sal. Suplementos como la vitamina D, el ejercicio regular, mantener un peso adecuado y la suspensión del tabaco son recomendados.  Por último, se requiere de enfoque multidisciplinario con participación de psicólogos, kinesiólogos y terapeutas ocupacionales”.

Desde el 2010, la Esclerosis Múltiple Remitente Recurrente está incluida dentro de las enfermedades cubiertas por el Plan Auge y, desde 2015, la Ley de Ricarte Soto considera el tratamiento con dos fármacos específicos de segunda línea para los casos en que el tratamiento habitual no resulta efectivo, que según descripciones nacionales e internacionales ocurre entre el 30 a 40% de los casos.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*