add share buttons
Noticias

¿Te duele la rodilla con el deporte? Aprende a fortalecer las articulaciones

Por Francisca Orellana

Es bastante  común que cuando comenzamos a hacer deporte o cambiamos nuestra rutina deportiva, los primeros meses nos queden doliendo los músculos producto del esfuerzo físico. Pero no es habitual que nos duelan las articulaciones, las rodillas o alguna parte de nuestro cuerpo al más mínimo esfuerzo.

“Cuando se practica un deporte en condiciones adecuadas de peso, carga y volumen las articulaciones al ser sometidas a cargas como compresión y movimiento se ven beneficiadas, dado que su nutrición se da por un liquido que se secreta frente a estas condiciones de manera controlada”, cuenta Juan Ignacio de la Fuente, kinesiólogo del centro de entrenamiento funcional Speedworks. Explica que los dolores comienzan porque no se está trabajando con el peso adecuado y “aparece principalmente en las articulaciones de rodilla, hombro y tobillo”.

Qué hacer entonces? Se pueden fortalecer las articulaciones? El especialista  explica que sí. De partida, lo primero que hay que hacer es trabajar con un adecuado control del peso, volúmenes y cargas de trabajo bien dosificadas (acorde a la evaluación de la persona), y trabajar las lesiones previas en articulaciones: “deben estar bien rehabilitadas, estables y con una fuerza y resistencia acorde a la demanda a la cual se les solicitará”, afirma.

EJERCICIOS ADECUADOS

De la Fuente explica que se puede fortalecer las zonas que duelen con ejercicios de estabilización de la región lumbopelvica y de cadera, “específicamente musculatura glútea, fuerza de cuádriceps acompañado de trabajos de equilibrio y estabilidad”. 

Detalla que para el caso de la rodilla, hay que hacer un fortalecimiento de la musculatura de cuadriceps, isquiotibiales, aductores y complementar con fortalecimiento de la musculatura glutea de la cadera.

Agrega que se sugiere el uso de calzado adecuado al deporte que se realizará. “Ayuda a disminuir su sobrecarga. Pensemos en el calzado como un elemento que permite ademas de dar un buen agarre para una superficie, como una especie de amortiguador que ayuda a disipar cargas y así sobrecargar menos algunas de las articulaciones del miembro inferior. En otros casos, el calzado además genera un elemento de estabilidad, mantiene en mejor posición la articulación permitiendo que trabaje de manera adecuada, eso si considerando un calzado apropiado a la actividad que se realiza”.

PREOCUPARSE DEL PESO

El kinesiólogo de Speedworks advierte que hay una correlación entre obesidad y dolor de las articulaciones. “La obesidad tiene una correlación con ciertos factores que predisponen al dolor, tales como depresión, alteraciones del sueño, alteraciones metabólicas y en gran medida los hábitos asociados a la obesidad que no permiten un adecuado proceso de recuperación de los tejidos”, dice.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*