add share buttons
Noticias

¿Sabías que los viajes alteran las hormonas? Tres expertos cuentan por qué

  • Producto del jet lag, se altera el ciclo menstrual.

Por Francisca Orellana

Se hinchan los pies y se tapan los oídos. Si hay que viajar al otro hemisferio, el cuerpo andará con el reloj alterado por varios días. Son muchos los efectos del jet lag, pero el menos conocido es que afecta el ciclo menstrual y puede adelantar o atrasar el día fértil de las mujeres.

El cuerpo humano tiene un tiempo de producción de hormonas que se llama ritmo circadiano. “Éste se sincroniza con los ritmos ambientales (luz, oscuridad, temperatura, altura, etcétera). Al viajar y cambiar de ambiente y horario, nos vemos expuestos a una menor o mayor cantidad de horas de sueño o pasamos de un horario de día con luz a otro de muchas más horas de día con luz. Cuando nuestro cuerpo espera la noche y hay luz, va a secretar hormonas que predominan durante el periodo con luz”, cuenta Eliana Reyes, médico cirujano especialista en manejo del dolor y gerente del Departamento de Asistencias de Assist Card.

“Nuestra mente sabe que estamos en un horario distinto, pero el cuerpo no alcanza a regularse”, explica Juan Eduardo Orlandi, especialista en infertilidad en Clínica Orlandi y director médico de Clínica Torre Alameda.

Es en ese momento cuando las hormonas sexuales femeninas, como estrógeno, progesterona, la folículo estimulante y luteinizante, entre otras, y que regulan el ciclo de ovulación y menstruación, se desordenan.

“Hay un eje de producción de hormonas que viene desde el hipotálamo en el cerebro y que actúa como el patrón principal. Luego pasa por la hipófisis, que manda la orden de producción de ellas para que lleguen hasta el ovario a hacer su trabajo. Es un eje sensible a las horas de luz y cuando cambia, se altera este control”, cuenta.

¿Cómo se alteran?

Gonzalo Cruz, químico farmacéutico e investigador del Laboratorio de Alteraciones Reproductivas y Metabólicas del Centro de Neurobiología y Plasticidad Cerebral (CNPC) del Instituto de Fisiología de la Universidad de Valparaíso, detalla que si una mujer está en su primera fase del ciclo (los primeros 14 días), la hormona estradiol sube para favorecer el crecimiento del endometrio y pueda implantarse el huevo fecundado.

“El efecto del viaje hace que los tiempos establecidos para el trabajo de la hormona se prolonguen y sea más lento. Si el estradiol llega a su máximo el día 14, con el cambio de horario lo hará más tardíamente y el ciclo se alargará. Y así con otras hormonas”, explica.

Volver a regular el trabajo hormonal no es rápido. “Puede tardar hasta dos ciclos, o sea dos meses”, advierte el doctor Orlandi.

Cruz agrega que recién se está estudiando el efecto del reloj biológico -conocidos como genes clock- en este tema.

dormir-mejor-1

“Son genes que se activan, por ejemplo, cuando hay que despertar o dormir y que se han asociado también a los procesos de producción de hormonas que trabajan en los ovarios. Con los viajes, los genes clock no logran cambiar su forma de trabajo y si estás acostumbrada a tomar desayuno a las 10 de la mañana y no lo haces, te vas a dar hambre igual porque ya es una costumbre”, comenta.

Un alivio

De este problema se salvan las mujeres que usan métodos anticonceptivos anovulatorios como las pastillas, el parche o el anillo, pero no las que usan inyecciones.

“Las pastillas o el parche van liberando micro cantidades de hormonas que engañan al hipotálamo, entonces, el control lo tiene la pastilla y no la glándula. Y ese efecto es superior al impacto que puede tener visitar un lugar con huso horario diferente”, explica el doctor Orlandi.

Los especialistas agregan que las tripulantes de vuelo y viajeras frecuentes deberían estar atentas al desorden hormonal. “Hay estudios donde se comprueba que los frequent flyers tienen el mismo riesgo de padecer algunas enfermedades que, por ejemplo, una persona obesa como pueden ser los problemas cardiovasculares”, afirma Reyes de Assit Card.

Fuente: Revista M, de LUN.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*