add share buttons
Noticias

Los ocho beneficios psicológicos de jugar tenis

 
¿Alguna vez has pensando en jugar tenis? Es uno de los deportes más completos que existen, no solo por sus beneficios físicos, sino que por los grandes cambios que genera a nivel psicológico.
 
De acuerdo con un estudio realizado por la Southern Connecticut State University, una persona que practica este deporte es más optimista, mejora su ánimo, aumenta su autoestima y tiene menos probabilidades de sufrir depresión o ansiedad; y posee un mejor estado mental que quienes practican otras disciplinas deportivas.
 
Siendo un practica que es un 80% mental y 20% física, el tenis ofrece una tremenda oportunidad de utilizar herramientas más allá de la cancha y que nos permiten mejorar nuestra calidad de vida desde el primer mes de practicarlo al menos una vez por semana.
 
Para el head coach de Sports Balance, emprendimiento deportivo que busca mejorar la calidad de vida a través del tenis, Mike Evans “el tenis nos permite literalmente desnudar a la persona en la cancha y exponerla a una serie de problemas que requieren de una solución inmediata, obligándolos a enfrentar la causas y a buscar alternativas para ganar ese partido. Esto nos permite crear conceptos mentales aprendidos y transferirlos a la vida cotidiana de la persona”.
 
Una innovación de Sports Balance, www.sportsbalance.cl , es el ver esta disciplina como un todo más allá de los golpes que se dan y a través una innovadora metodología que entrena a los alumnos como profesionales portenciando tanto lo deportivo como la parte personal. Cada entrenamiento considera un apoyo continuo nutricional, físico y mental. Así, se logra tener la mejor condición al minuto de jugar tenis y psicológicamente esa persona rinde más en su día a día.
 
Algunos beneficios psicológicos de jugar tenis son:
 
• Manejo de la frustración (el resultado de cada partido es impredecible y puede cambiar en todo momento)
• Aprendizaje para administrar errores (en la cancha como en la vida minimizar los errores es fundamental)
• Aceptación de la responsabilidad (al ser un deporte individual uno es el único responsable del fracaso o el éxito)
• Manejo de escenarios adversos (hay elementos que no dependen de uno: calidad de la cancha, clima, adversario, duración del partido)
• Rendimiento bajo presión (en la cancha se produce estrés físico, mental y emocional)
• Planificación de estrategias anticipadamente y resolución de problemas
• Desarrollo de habilidades sociales con personas diversas.
• Aprender a disfrutar en ambientes competitivos
¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*