add share buttons
Noticias

#Loprobamos: Practicamos yoga con Groupon

  • Nos ha pasado que vamos al gimnasio y pagamos el año completo para ahorrar, pero dejamos de ir a los pocos meses por flojera. No puedo hacer deporte de mucho impacto porque me duelen las rodillas, por eso me aventuré a probar un cupón de descuento con clases de yoga por un mes para ver si me la podía. Acá va la experiencia. 

Por Gabriela Orellana

Muchas veces me pasa que tengo ganas de practicar algún deporte o actividad física y me veo obligada a pagar el mes completo o simplementes nos tentamos y pagamos 3 meses o el año porque sale más barato. Pero al final pasa todo lo contrario, dejamos de ir al poco tiempo porque no nos gustó o nos aburrimos en el camino y perdemos todo lo que pagamos.

Me decidí a probar una experiencia con Groupon (www.groupon.cl) que me daba la posibilidad de ir un par de clases de yoga para probar y si nos gustaba podemos seguir y así no perdemos plata. En mi caso, opté por asistir a 4 clases en Mandira Yoga (www.mandirayoga.cl), que podía utilizar dentro de un mes. Me llegó el cupón a mi correo y sólo me pedían antes mandar un mail para coordinar la primera clases y llegar unos minutos antes del inicio de ella. En algunos casos, sólo te sirve mostrar el cupón en el celular y otra tienes que imprimirlo como fue en mi caso.

A mi primera clase llegué 15 minutos antes para coordinar el ingreso. Fue todo muy fácil, sólo mostreé el cupón, llené la ficha y listo, ya podía hacer la primera clase que me encantó. Mandira Yoga, ubicado en Alonso de Cordova 4048, local 3, es un centro pequeño donde las clases son personalizadas y la profesora se preocupa de que hagas bien tus posturas para evitar lesiones pero sin presionarte. Este punto es súper importante porque antes yo había hecho yoga y eran centros másivos, entonces muchas veces la profesora no tenía tiempo de ver las posturas de todas las alumnas, o me pasó que hacían siempre posturas fáciles y sentía que no había avance. 

Mis cuatro clases fueron diferentes ya que cada semana tenían un tema distinto: equilibrio, invertida, apertura de pecho, etc, pero dentro de las capacidades de cada uno. Luego de terminada cada sesión salía feliz y llena de energía. Y lo importante, que me dolían músculos que ni sabía que existían!!  

Quiero volver a repetir la experiencia porque estoy consciente que hay que moverse para tener una vida más saludable y comer sin culpa, pero no puedo hacer deporte de mucha amortiguación como el running porque me duelen las rodillas, por eso el yoga me viene perfecto, porque trabajo mi cuerpo pero sin tanto impacto. 

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*