add share buttons
Noticias

10 tips para el cuidado de la piel en otoño

Durante la temporada de vacaciones solemos estar expuestos a agentes perjudiciales para la piel como el calor, la humedad, el cloro y el agua salada. Igual que cualquier otro órgano del cuerpo, es importante la nutrición para mantener una piel sana. También hay que considerar que cada piel es diferente, por lo que los cuidados varían entre una y otra.

Además de llevar una dieta balanceada, hacer ejercicios 30 minutos diarios y dormir 7 a 8 horas, Donka Avdaloff, Directora Ejecutiva de la Clínica de Medicina Estética que lleva su nombre, comparte 10 tips para tener una piel tersa y saludable durante todo el año.

  1. Limpieza facial diaria con productos adecuados a cada tipo de piel

Se recomienda realizar una limpieza facial al menos una vez al día, especialmente de noche, para eliminar todos los productos cosméticos o suciedad que pueda quedarse en la piel durante el día. Hay personas con una piel resistente, para la cual estaría indicado sólo un jabón de higiene facial de PH neutro.

Aquellas personas con pieles delicadas, que no se llevan bien con el agua y sufren enrojecimiento al contacto con ella, necesitan una limpieza más específica, con productos suaves que sustituyan al agua.

Las personas con pieles grasas, con tendencia acneica, deben utilizar productos de limpieza que les ayuden a controlar el exceso de grasa, pero manteniendo un PH adecuado para evitar irritaciones.

  1. Utilizar antioxidantes a diario

 Los antioxidantes ayudan a reducir el daño que se va produciendo en las células debido al envejecimiento y la exposición al sol. Es necesario utilizar a diario productos que contengan antioxidantes y uno de los más eficaces es la vitamina C que, junto con otras sustancias de éstas características, consiguen tener un efecto más potente en la piel.

  1. Proteger la piel del sol

El mejor producto para el antiaging es la fotoprotección solar, por eso es importante usarlo todos los días, principalmente en las zonas más expuestas. Hay que elegir la fotoprotección más adecuada para cada tipo de piel: por ejemplo, si eres de piel seca, lo mejor son las cremas. Si la piel es más grasa, es mejor utilizar alguna solución en gel.

  1. Tratamiento antiaging nocturno

 Las arrugas y manchas van apareciendo naturalmente a medida que pasan los años. Pero existen productos que ayudan a retrasar o disminuir la aparición de éstas. Lo ideal es aplicarlos en la noche, después de la higiene facial y un buen rato antes de acostarse, para darle tiempo al o los productos de absorberse. Otra forma de prevenir las arrugas y manchas es la Máscara de Fibra de Colágeno, que disminuye en minutos las líneas de expresión, reactivando el metabolismo celular y aumentando la hidratación y turgencia de la piel.

  1. Exfoliación intensa 1 o 2 veces por semana

La exfoliación hace que la piel se vea más sana, luminosa y suave, ya que al regenerarse diariamente va eliminando las células muertas en la superficie de la epidermis. Se pueden usar los exfoliantes que existen en el mercado, pero siempre optando por el adecuado para nuestro tipo de piel.

También se puede realizar un tratamiento de dermoabrasión, que consiste en pulir la primera capa de la piel, eliminando impurezas e imperfecciones. Es una técnica de exfoliación rápida y eficaz para eliminar células muertas de la capa superficial, a través de la aplicación controlada de micro-cristales, que dejan la piel en óptimas condiciones a la espera de recibir otros tratamientos complementarios.

  1. Mascarillas post-exfoliación

Aplicar mascarillas específicas tras el proceso de exfoliación contribuirá a que los productos penetren mejor en la piel y ayudarán a calmarla tras una limpieza profunda. Para completar el proceso de cuidado semanal se sugiere emplear mascarillas ricas en alfa-hidroxiácidos o con productos tratantes del acné o incluso aquellas con propiedades calmantes, que aporten hidratación y devuelvan el tono a la piel tras la exfoliación.

  1. Evita manipular las lesiones faciales

Desde pequeños granos a cualquier tipo de lesión que pueda aparecer en la piel, lo mejor es evitar su manipulación, ya que sólo se obtendrá una inflamación y se prolongará el proceso de curación, creando cicatrices. Para las lesiones hay que utilizar los productos adecuados para cada una de ellas, consultando previamente a un dermatólogo.

  1. Descansar cada día

El descanso diario es otra de las formas para ayudar a nuestra piel, durmiendo entre 7 u 8 horas diarias, para que la piel tenga tiempo de eliminar todos los desechos que acumula durante el día.

  1. Beber suficiente agua y jugos de frutas naturales a diario

La piel no sólo se cuida desde afuera, también hay que hacerlo desde dentro, bebiendo agua o jugos naturales. Lo ideal es tomar entre 1,5 o 2 litros de agua diaria para que la piel luzca más luminosa.

  1. Sonreír

La sonrisa no sólo ilumina tu rostro, cuando sonreímos movilizamos muchos músculos de la cara ayudando a mantenerlos tonificados y firmes. Por otro lado, al sonreír se liberan muchas sustancias positivas para el organismo (endorfinas) que hacen que la piel se vea más vital y luminosa. La alegría es el secreto de belleza mejor guardado, regálate una sonrisa cada día.

Más información en www.clinicadonka.cl

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*