add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Carbocisteína: el tratamiento que recupera el cabello manteniendo sus ondas

  • Este aminoácido baja el frizz y volumen, dejando el cabello sedoso y devolviendo el movimiento natural a melenas dañadas por el sol, sin emplear formol.

El llamado “síndrome cabello de estropajo” es frecuente durante el verano y al regresar de vacaciones. Esto es, un cabello deshidratado, poroso, con volumen y muchas veces inmanejable.

Esto se produce porque los rayos UV de la luz penetran la cutícula o capa externa de cada hebra, causando deshidratación y dañando la queratina, lo que afecta la textura y torna el cabello áspero y quebradizo. Las partículas de sal actúan como cristales, intensificando la incidencia del sol como una lupa.

Para recuperar el cabello, una alternativa es el tratamiento con Carbocisteína. Esta terapia capilar deja cabello sedoso, baja el volumen y frizz, y devuelve el movimiento natural a cabellos lisos, ondulados y crespos.

“Muchas mujeres, debido a las vacaciones, quedan con el cabello incontrolable y creen que para sanearlo y darle forma deben dejarlo liso. Así, quedan con un estilo estandarizado, sin considerar sus rasgos faciales. La tendencia hoy es natural y técnicas como la Carbocisteína se orientan a restaurar la textura del cabello y darle forma, manteniendo sus ondas, rulos o liso, dejándolo sedoso, suave, brillante, manejable y sin frizz”, explica Doris Martínez, experta en estética y dueña de Les Gémeaux Esthetique (www.lesgemeaux.cl).

Textura continua
Martínez explica que la Carbocisteína es un aminoácido que aplicado en el cabello nutre y rellena la corteza de la fibra capilar cuando está porosa y discontinua, restaurando su fuerza y resistencia. Asimismo, sella la cutícula o capa externa de la hebra, rellenado los espacios porosos provocados por el sol, sal y cloro. Al sellar la cutícula capilar, otorga una textura continua al cabello, previene la pérdida de agua y elimina el exceso de volumen y frizz.

“La carbocisteína es cero por ciento formol, un tóxico presente en la mayoría de los tratamientos de keratina y que reseca el cabello. Durante el tratamiento con carbocisteína no se generan vapores, ni gases, ni se irritan los ojos. Este tratamiento no tiene contraindicaciones para la salud, y pueden realizarlo mujeres embarazadas”, advierte la experta.

Durante el verano, el tratamiento protege y hace más resistente el cabello de efectos nocivos del sol, sal y cloro. Si el tratamiento se efectúa al regresar de vacaciones, restaura la textura, quita la porosidad y frizz al cabello, dejándolo sedoso, brillante, manejable y con movimiento.

Es recomendable realizar el tratamiento cada tres o cuatro meses.

Para conservar sus efectos, Martínez recomienda emplear champúes sin sulfatos e idealmente hidrantes, lo que necesita el cabello en esta época del año. Además, aconseja que el último enjuague al lavar el cabello se realice con agua fría para sellar la cutícula y proteger la fibra capilar.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*