add share buttons
Noticias

¿Por qué “necesitamos” algo dulce después de comer?

La secuencia se repite todas las noches: terminamos de comer y aunque estemos satisfechos siempre sentimos que podríamos ir por algo dulce. Es más, lo necesitamos. Aunque hayamos comido media pizza o pasado tres horas en un asado, un chocolate resulta una buena idea. ¿Por qué?

A eso se le suma la preferencia natural que la mayoría de las personas tienen por lo dulce. Así que lo cultural se mezcla con lo biológico y se refuerza. Si estuviéramos en Francia, seguramente no podríamos irnos a dormir sin un poco de queso en el sistema. Pero como “algo dulce” no es sinónimo de torta calórica, Katz sugiere algunas alternativas.

3 estrategias para comer algo dulce pero saludable

Cómo hacer para evitar rendirse ante el chocolate. Foto: Shutterstock
 

Una es incluir las frutas en la comida. Una ensalada con manzana y apio, con hojas verdes y peras o de cebollas y naranjas; o una carne de cerdo o pollo con frutas asadas.

Elaborar postres con yogurt o servir frutas después de la comida.

Alejar el dulce del plato principal o comerlo antes del almuerzo o cena. La idea es dejar que la naturaleza siga su curso sin incentivar lo que desde ya a muchos les cuesta controlar.

Fuente: La Nacion Argentina. 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*