add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

El sushi y las barritas de cereales, ¿son tan saludables como se piensa?

Qué es un alimento saludable? Por estos días la Food and Drug Administration, agencia gubernamental reguladora de los alimentos y medicamentos que se consumen en Estados Unidos (en nuestro país este rol lo cumple la ANMAT) está reevaluando la definición de aquellos productos que se consideran dentro de esta definición.

El contrasentido es que, en la actualidad, cuando una compañía pide el permiso necesario para poner un aviso de «saludable» en su etiqueta, la regulación establece que el producto debe ser muy bajo en grasas.

Varios de los alimentos que se exponen en las góndolas bajo el rótulo de «saludables», como el yogurt congelado, los batidos dietéticos y las barras de cereales -explican en el informe de The new York Times- tienen algo en común: pueden contener una gran cantidad de azúcares añadidos.

En mayo, la FDA anunció una nueva normativa para el etiquetado de los alimentos y una de las prioridades de esta resolución es que deben figurar claramente distinguidos los azúcares que están presentes naturalmente en los alimentos y los azúcares que se agregan durante la elaboración para realzar los sabores. Es por lo menos, sorprendente, la cantidad de alimentos que contienen azúcar añadido. Esta es una variante que los nutricionistas conocen, pero el público todavía no tanto.

 

Debido a esta paradoja, así como otras que suceden con respecto a la condición de los alimentos, la FDA está empezando a reevaluar su normativa para adaptarla según la evolución de las investigaciones en nutrición que se encuentran disponibles en la actualidad.

Saludable: discrepancias entre consumidores y expertos

El New York Times recientemente encargó una investigación a la firma Morning Consult, una empresa de medios de comunicación y realización de encuestas, que encuestó a cientos de nutricionistas – miembros de la Sociedad Americana de Nutrición – a los que preguntó si creían que ciertos alimentos podían considerarse «saludables». La consultora también analizó las respuestas a la misma pregunta a un muestra representativa de consumidores compuesta por 2000 ciudadanos relevados del padrón electoral estadounidense.

De los 52 alimentos comunes evaluados por los expertos el que mayor diferencia mostró entre la concepción de los nutricionistas y de los consumidores, fue la barrita de cereal. Más del 70 por ciento de los estadounidenses comunes encuestados la describió como saludable, pero menos de un tercio de los expertos en nutrición coincidieron con la apreciación. Una brecha similar existe para la granola, a la que menos de la mitad de los nutricionistas entrevistados describió como sana. Curioso.

En el sentido inverso varios alimentos recibieron un visto bueno por parte de los expertos, pero para el público general presentaron dudas. Esto ocurrió frente a la quinoa, un grano y parte del grupo de los «superalimentos» y muy elogiado en distintas publicaciones sobre nutrición en los últimos tiempos. Algo similar ocurrió con el queso de soja (tofu), el sushi, la pasta de garbanzos (hummus), el vino y el camarón: todos ellos fueron calificados como significativamente más saludables por los nutricionistas que por el público. ¿Por qué?

Según la nutricionista argentina, la Doctora Mónica Katz, la razón de esta brecha entre las creencias de los consumidores y las opiniones de los expertos es una: «El experto que se actualiza permanentemente tiene acceso a información que el consumidor no tiene o que le llega filtrada y en ocasiones distorsionada».

La tendencia científica actual en materia de nutrición es comenzar a hablar de patrones alimentarios, de grupos de alimentos y no tanto de sus nutrientes considerados en forma aislada. Las grasas en sí no son malas, como tampoco lo son los hidratos de carbono. «La gente no come nutrientes, come alimentos», señala.

En ese sentido, un buen ejemplo de alimentación sana es el patrón mediterráneo, que incorpora grasas como el aceite de oliva y los pescados. Y enumera: son buenos todos los que sean cereales enteros o pasta de trigo candeal, lácteos descremados, pescados por encima de otras carnes. «No podemos decir tajantemente ‘las grasas son malas’, porque esa grasa puede venir con el salmón», ejemplifica.

Además, señala Katz, una alimentación sana consiste en comer alimentos sanos pero también placenteros.

«El placer es un componente muy importante que no debe ser dejado de lado. La comida puede hacer eso por vos», concluye.

Entonces En conclusión: sushi, chocolate, una copa de un buen vino y todo eso que nos gusta y nos hace sentir bien, puede ser considerado -en su justa medida- perfectamente saludable.

Alimentos considerados más saludables por parte de los consumidores que por los expertos

Entre los datos curiosos del estudio realizado por el diario neoyorquino está el que levantaron de Google. Para tener una idea de qué buscaba la gente al preguntar «¿Es saludable…?», descubrieron que era el sushi por el que más preguntaban. En este caso un alimento que los nutricionistas consideraban pertenecía al grupo de los bien recomendados.
 

Fuente: La Nación Argentina
¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*