add share buttons
Noticias

Conoce tu tipo de piel y cómo debes cuidarla. Un experto nos responde

  • Dependiendo si tienes la piel seca, grasa o mixta, debes seguir una rutina especial de cuidados. Un experto de Kiehl´s nos entrega los siguientes consejos.

Por Francisca Orellana

Cuidar nuestra piel es cada vez más importante. La rutina no es sólo lavarnos la cara, sino aplicar desde cremas y hasta serum para hidratarla y no sentirla tirante. Pero, ¿desde cuándo debemos empezar a cuidarla?

Ricardo Sepúlveda, experto en rostro de Kiehl’s, señala que a partir de los 16 años se debería comenzar con una rutina de cuidados. Desde esa edad, «la piel está en constante cambio, factores internos como externos la afectan constantemente, tales como».

  • Ciclos hormonales
  • Cambios climáticos
  • Dieta desequilibrada
  • Uso de productos inadecuados
  • Estrés y fatiga

Debido a estos factores,  «la piel no se regenera regularmente. Se desestabiliza, es variable e impredecible, es por esto que recomendamos utilizar una rutina que ayuden a mantener la piel lo más próxima a su equilibrio natural como sea posible».

De ahí que lo que usamos se vuelve cada vez más imprescindible. «Las mujeres cada vez más están preocupadas por el cuidado de la piel, ya no solo realizan rutinas de limpieza e hidratación, si no que buscan productos complementarios como serum, mascarillas, exfoliantes, aceites concentrados, contornos de ojos, etc, para para obtener resultados a corto plazo. Y ya se ha tomado conciencia de la importancia del uso del factor de protección solar, que es indispensable en cualquier rutina diaria para el cuidado de la piel», explica.

Si antes utilizábamos 3 productos, ahora usamos entre 5 y 6 productos para el cuidado de la piel.

Descubre si tu piel está deshidratada

cuidar rostro

Independiente de tu tipo de piel y edad, la deshidratación puede llegar en cualquier momento, haciendo que nos aparezcan desde líneas de expresión más visibles, pérdida de volumen y densidad con una apariencia de piel apagada  y cansada .

Pero cómo la podemos reconocer? El experto señala que hay que mirarse a un espejo, levantar suavemente la piel bajo el pómulo y ver si la piel levantada presenta líneas cruzadas.

  • Si la piel levantada es lisa = hidratada
  • Si la piel levantada es áspera o tiene líneas visibles = deshidratada

Tipos de piel

Todos tenemos la piel diferente, y de eso va a depender los cuidados que debes tener. El especialista nos recomienda la siguiente:

PIEL GRASA: necesita un constante mantenimiento para controlar el exceso de grasa, briilo y reducir las imperfecciones. Se recomienda:

  • Usar limpiador que retire el exceso de oleosidad sin resecar la piel y un tónico astringente (evitar limpiadores agresivos)
  • Realizar una vez por semana una limpieza profunda, exfoliar la piel y luego usar una mascarilla desintoxicante.
  • Hidratar y tratar la piel con productos “Oil free” de textura ligera.
  • Proteger con un factor solar de alto espectro libre de aceite no comedogenico.

PIEL MIXTA: es aquella que posee zonas secas y zonas grasas. Se recomienda,

  • Usar limpieza y tónico que ayuden a equilibrar la piel
  • Realizar una limpieza semanal profunda, exfoliar la piel y luego usar una mascarilla adecuada a la necesidad, hidratante, energizante etc.
  • Hidratar y tratar la piel con los productos adecuados para equilibrar la barrera de la piel en pieles normal seca, utilizar productos con textura en crema y en pieles normal a grasa utilizar productos con textura fluida o en gel para una más rápida absorción
  • Proteger la piel con un factor solar de alto espectro de textura ligera.
  • Se recomienda utilizar un serum concentrado reparador nocturno.

PIEL SECA: la piel seca puede ser un problema pasajero o constante, y puede causar desde irritación, inflamación, aspecto y tacto rugoso. Se recomienda,

  • Utilizar limpiador suave compuesto por aceites refinados, usar tónicos sin alcohol, evitar los productos astringentes
  • Utilizar un exfoliante suave una vez por semana y utilizar una mascarilla hidratante.
  • Hidratar y tratar la piel con productos en textura cremosa que aporten lípidos esenciales a la piel
  • Utilizar filtro de protección de alto espectro
  • Utilizar un serum reparador nocturno.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*