add share buttons
Noticias

Testimonio: Cómo ser mamá después de una cirugía baríatrica y no morir en el intento

El miedo de embarazarse después de una cirugía bariátrica está latente, muchas se operan con la esperanza de tener hijos porque la obesidad siempre tiende a ser un problema para concebir, y cuando ya estás “flaca” post cirugía y te llega la buena noticia del test positivo, empiezan a bajar miedos que no necesariamente tienen que ver con la maternidad, si no con el miedo a no volver a engordar.

En mi caso, yo había sido mamá antes de la cirugía, me embaracé con al menos 10 kilos de sobrepeso, no me cuidé para nada en los 9 meses y engordé 22 kilos, 13 de los cuales bajé en el primer mes post parto. Pero como buena gordita sin hábitos alimenticios y con una depre post parto no tratada, me puse a comer y engordé más de lo que había bajado.

Si bien mi obesidad era evidente, hay muchos casos donde es mucho mayor (quizás). Yo mido 1,57 cm. y llegué a pesar casi 87 kilos, pero ya con esa cantidad de kilos me sentía inválida, tenía que ir a comprar pan a la esquina en auto, porque me cansaba y claramente dar paseos a mi hija en coche era con un sufrimiento abismante.

No es de cobardes tomar remedios que nos ayuden, es de valientes pedir ayuda y aceptar que uno tiene malas costumbres

Por eso, decidí a pedir ayuda sin pensar que la cirugía fuera una alternativa. Y lo fue. Al cumplir 10 meses de post parto, me operé, ya no daba leche materna (cosa que es un mito porque después de una cirugía se puede relactar con casos comprobados como los de mi amiga Alba que conocí a través de nuestro grupo de cirugía bariátrica en Facebook).

En 6 meses había logrado mi meta de 57 kilos, y seguí bajando lentamente hasta llegar a 52 kilos donde encontraba que me veía demasiado flaca y, como ya no quería seguir bajando, me puse a comer y terminé subiendo los “típicos 5 kilos de rebote” que te dicen que puedes subir, pero los subí en 2 años, no en 1 mes como me pasaba cuando estaba gordita. Y ahí es cuando me embaracé por segunda vez, nos costó igual 9 meses de intentos, porque no es verdad que las flacas se embarazan de mirarlas, la operación no te asegura un embarazo instantáneo.

MIEDO

Captura de pantalla 2016-06-24 a la(s) 21.31.59Y como les contaba, al tener el test positivo en las manos empiezan los miedos bariátricos, esos que te dicen “no vayas a engordaaaar, no vayas a engordaaaaar” y empiezas a cuidarte y casi a hacer una competencia contigo misma a ver cuántos gramos mensuales llevas.

Y escuchas a otras operadas que engordan 5 kilos, y yo terminé mi embarazo con 11 kilos de guagua. Pero ahí no termina el miedo, porque el post parto en la casa, aburrida, muchas veces te da hambre, y para qué decir dando leche! Te encargo el hambre que da!!

Y bueno, es ahí cuando empiezas a comer como no debes, y está el mito de “no debes hacer dieta mientras das leche”, porque claro, la palabra dieta en nuestro diccionario significa restricciones, cuando en nuestro actual lenguaje bariátrico significa “comer bien”, y si eso es hacer dieta, pues bien, hay que hacer dieta de comer bien desde que tienes a tu guagua, es decir: desayunar, snack de media mañana, almuerzo, snack de media tarde u once y cena, tal cual como nos enseñaron después de la operación.

Yo seré súper sincera. Sí subí de peso en el post parto, pero fui al siquiatra y me dio un remedio para la ansiedad que se llama Altruline, ya que es el que se puede dar mientras uno da leche y me ayudó bastante para poder retomar el camino del bien. Adelgacé 5 kilos en 1 mes y me mantuve bien, pero la gordita interior no se va, y si uno de verdad no cambia el switch desde el día 1 post operada, no lo cambiaste más.

Así que mi consejo es pedir ayuda cuando se necesite, no es de cobardes tomar remedios que nos ayuden, es de valientes pedir ayuda y aceptar que uno tiene malas costumbres que vienen desde chicos y que ahí están acompañándonos para siempre, así que nuestra misión es enseñar a nuestros hijos, ya que nosotros no podemos con nosotras mismas, al menos que nuestros hijos tengan la posibilidad de vivir mejor.

Por Paulina Deichler Pozo
Administradora Chile Bariátricos 2013
Mamá de Rocío y Joaquín
36 años
Publicista

*Sí también quieres contarnos tu historia y tu lucha contra la obesidad, escríbenos a contacto@masliviano.cl

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*