add share buttons
Noticias

Los riesgos de consumir alimentos “Altos en…”

Este 27 de junio comienza a regir la nueva Ley de Etiquetados de los Alimentos. Con esta nueva norma, que obliga a los productos envasados a incorporar en sus envases un llamativo disco negro que indique si éste es ‘Alto en calorías’, ‘Alto en azúcar’, ‘Alto en grasas saturadas’ y ‘Alto en sodio’, el ministerio de Salud apuesta a disminuir el consumo de alimentos que sean perjudiciales para la salud y a frenar los crecientes índices de sobrepeso y obesidad en la población nacional.

Pero, ¿qué pasa si a pesar de las etiquetas continuamos consumiendo aquellos productos rotulados como ‘Alto en’? El docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Edmundo Rodríguez, advierte que alimentarse constantemente con ese tipo de productos podría exponernos a una gran cantidad de enfermedades:

Productos Altos en Calorías: Si se consume una cantidad mayor a la porción indicada por el fabricante en un producto indicado como ‘Alto en calorías’ se tendrá una cantidad de energía mayor a la requerida para nuestro día a día, la cual se acumulará como grasa en nuestro, haciéndonos subir de peso.

 – Productos Altos en Sodio: El consumo constante de estos alimentos genera un aumento de la cantidad de agua en el cuerpo, además de provocar un incremento de la presión arterial que puede desencadenar una hipertensión arterial crónica, lo que a largo plazo trae consecuencias como fallas cardiacas y renales.

 – Productos Altos en Grasas Saturadas: Una alta cantidad de grasas saturadas está ligada a un aumento de la grasa acumulada en nuestro cuerpo, lo que puede generar un colesterol alto y placas de ateromas, dos factores importantes que pueden gatillar infartos al corazón y al cerebro.

 – Productos Altos en Azúcar: Un consumo regular de alimentos altos en azúcar trae como primera consecuencia un aumento de la grasa corporal, ya que la energía que no se utiliza se guarda en nuestro cuerpo como grasa. Además puede producir enfermedades como hígado graso, resistencia a la insulina y diabetes, lo que a largo plazo produce fallas en el sistema cardiovascular, riñones y ojos, y puede desencadenar neuropatías y amputaciones de algunas partes del cuerpo.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*