add share buttons
Noticias

Diabetes tipo 2: estudio señala la importancia de controlar las porciones de alimentos

  • El consumo elevado de carbohidratos (CHO) de rápida absorción, altos en sacarosa y bajos en fibra se asocia como factor de riesgo en el incremento de hemoglobina A1c.

Por Francisca Orellana.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, OMS, el año 2012 murieron 1,5 millones de personas como consecuencia directa de la diabetes. Según sus proyecciones, será la séptima causa de mortalidad en 2030. De ahí la importancia del plan de alimentación que tengan los diabéticos y que dependerá de la edad, sexo, actividad física, estado nutricional, fisiológico y patológico.

La ingesta controlada de carbohidratos, CHO, es fundamental en el control de la glicemia, ya que determina hasta un 50% la respuesta glicémica que tendrá. Tal es así, que controlar las porciones de lo que se come se vuelve vital para el control del metabolismo. Así lo indicó el estudio “Asociación entre nutrientes y hemoglobina glicosilada en diabéticos tipo 2”, de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de San Sebastián, que buscó asociar la ingesta de macro y micronutrientes con el control metabólico de pacientes con diabetes tipo 2. 

Los resultados determinaron que el consumo elevado de CHO en especial de rápida absorción, altos en sacarosa y bajos en fibra como el pan, los dulces y bebidas, entre otros, se asocia como factor de riesgo en el incremento de hemoglobina A1c (HbA1c), cuyo monitoreo permite el control de la glucosa de los tres últimos meses del paciente. Sin embargo, no se asoció con ingesta de proteínas o grasas.

El estudio se enfocó solo en cantidad y no en el tipo de carbohidratos, “no solo el azúcar puede elevar de forma importante la glucosa, sino que cualquier carbohidrato que se consuma en exceso. Por ejemplo, la avena  puede tener un efecto perjudicial si se consume en grandes cantidades, lo importante es consumir las cantidades justas por comida”, explica Samuel Durán, académico de la U. San Sebastián. 

Es por ello que la ingesta total de energía y el patrón de alimentación saludable se deben priorizar. El especialista agrega que “es importante la asesoría de un experto en nutrición especializado en diabetes, que junto con el equipo médico, determinen el tratamiento para cumplir con los objetivos nutricionales individuales del paciente”.

“Muchas veces a los diabéticos se les dan recomendaciones como prohibir todos los carbohidratos  (pan , pastas, etc.) que es muy perjudicial para su salud, ya que los carbohidratos entregan la energía necesaria para realizar las actividades del día, y la glucosa es necesaria como nutriente exclusivo para que nuestro cerebro funcione de forma adecuada. Por otra parte, el nutricionista debe enseñar a contar el número de carbohidratos que cada paciente necesita por comida”, afirma.

Productos light

Otro punto a considerar es que los pacientes deben saber que no todos los productos light son alimentos sin carbohidratos. El académico de la U. San Sebastián explica que “pueden no tener azúcar, pero si CHO. Por ello, los diabéticos deben contar los CHO de los helados, galletas sin azúcar, cereales de desayuno, tortas light o dietéticas. No son de consumo libre, ya que impactarán en la glicemia finalmente”.

“Los diabéticos deben optar por los alimentos de bajo índice glicémico. Es mejor comer una pasta al dente que una pasta recocida o un arroz integral que uno blanco. La cantidad de CHO es la misma, pero la manera en que se comporta en la sangre es distinta. Además se debe aumentar el consumo de leguminosas, frutas y verduras, en la cantidad que recomiende su nutricionista, según la necesidad de cada paciente”, finaliza Durán.

El estudio

El estudio incluyó a 714 diabéticos tipo 2 de ambos sexos entre 27 y 90 años, a quienes se les realizó una encuesta alimentaria de Tendencia de Consumo de Alimentos con frecuencia semanal, la cual proporcionó información detallada sobre el consumo de alimentos de cada persona y se comparó con la HbA1c. Además, se les efectuó una evaluación antropométrica de peso y talla, y el estado nutricional fue determinado con el índice de masa corporal.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*