add share buttons
Noticias

#Columna: Alimentos para la mente de nuestros niños

Una buena alimentación es la base necesaria para que nuestros hijos se desarrollen y crezcan acorde a su edad y desarrollo neurológico.

Para apoyar el comienzo de este nuevo año estudiantil, es básico entender que una buena alimentación va muy de la mano con que sea variada, cada 4 horas y que aporte con la energía necesaria que el niño necesita para sus actividades diarias.

Debemos pensar que el cuerpo humano está compuesto, en su mayoría, por el agua, y ésta es el principal transportador de las vitaminas y minerales que nos aporta la alimentación que se consume durante el día. Por eso, debemos preocuparnos de su consumo, ya que los niños deben consumir 1,5cc por kilo de peso real/al día.

Sin embargo debemos tener especial atención en la principal comida del día: el desayuno, ya que  ayuda a comenzar la jornada escolar y básicamente debe estar compuesta por un lácteo, un cereal (como pan, cereales para el desayuno etc.) y una fruta natural. Además debemos tener presente que ciertos nutrientes críticos son indispensables a la hora de ayudarnos a potenciar y mejorar sus procesos cognitivos como lo son el lenguaje, aprendizaje y memoria a largo plazo.

1.- Hidratos de carbono complejos:
Es la principal fuente para conseguir glucosa, que es la energía necesaria que utiliza nuestro cerebro para poder desarrollar las actividades del día y día y los procesos cognitivos que están ligados al aprendizaje. Se deben consumir en porciones moderadas e idealmente integrales, ya que además les aportan fibra y otros nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo neurológico. Dentro de este grupo se encuentra el pan, fideos, arroz, quínoa, choclo, papa, entre otros.

2.- Omega 3:
Este ácido graso se encuentra presente en los pescados azules como el salmón, jurel, atún, entre otros y tiene la particularidad de contribuir y potenciar el desarrollo del cerebro desde la gestación hasta los 3 años de edad, en que el cerebro humano se termina desarrollar en cuanto a su tamaño.
Estudios demuestran que el omega 3 es esencial  para mejorar los procesos cognitivos del lenguaje y el aprendizaje y por lo mismo se debe incorporar dentro de la alimentación del niño por lo menos 1 vez por semana.

3.- Vitamina B6 y B12:
Las vitaminas del complejo B son fundamentales para el organismo. Sin ellas la gran mayoría de los procesos que suceden en el organismo no se podrían realizar. La vitamina B6 y B12, son especialmente importantes para el cerebro del niño, ya que son las encargadas de apoyar en la síntesis de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina entre otros, en el metabolismo de las proteínas y contribuyen a mejorar el flujo sanguíneo cerebral y en conjunto les ayuda a potenciar su memoria. La podemos encontrar en las carnes, semillas, huevo, alimentos de origen marino.

4.- Fósforo:
Este nutriente es fundamental para los procesos básicos cognitivos, está presente en la producción de mielina necesaria para la conexión entre de las neuronas. Se encuentra en los lácteos en general, pero en mayor concentración en los quesos bien maduros; en las carnes, en el chocolate, en las palomitas de maíz y en los huevos.

5.- Zinc:
Nutriente fundamental en la modulación del sistema inmune, además contribuye a la formación de nuevas neuronas. Esta nutriente está presente en legumbres, cereales integrales, plátano, verduras de hoja verde oscuro.

Por Victoria Stitchkin Sanhueza,

Nutricionista y docente de la escuela de Salud Duoc UC

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*