add share buttons
Noticias

Mala alimentación adelanta la pubertad en las niñas

  • Los pediatras estiman que el adelanto de la pubertad en las niñas a la alimentación, obesidad, forma de vida y hábitos de las sociedades desarrolladas.

Los médicos llevan tiempo apreciando que se ha adelantado la madurez puberal de las niñas en las sociedades desarrolladas. “Es algo que venimos observando y es conocido”, reconoce la pediatra del centro de salud de Infiesto, Isabel Mora.

Agrega que “tiene que ver con nuestra alimentación, forma de vida y hábitos”. La también pediatra Zoa García Amorín lo corrobora: “es real, desde el siglo XIX a la actualidad se ha ido adelantando progresivamente el inicio de la pubertad”. Por lo que se considera dentro de la normalidad en Europa (porque en otros lugares del mundo, como es el caso de Estados Unidos, se produce incluso antes) que una niña alcance un desarrollo final entre los diez y once años.

Pero hay que tener en cuenta que el inicio de este proceso, cuando empieza a salir el vello púbico o aparece el botón mamario, se da con anterioridad. La pubertad es un proceso fisiológico al que el ser humano se enfrenta al final de la infancia.

Pero, ¿cuándo hay que preocuparse porque el reloj biológico se acelere demasiado? Cuando es una pubertad precoz, responde Zoa García. Es decir, si la niña tiene menos de ocho años o el niño nueve y ya ha iniciado el desarrollo de los genitales y aparecen los caracteres sexuales secundarios. Son edades de referencia para Europa. En estos casos hay que acudir el pediatra para estudiar el caso. Pues, si lo considera necesario, se puede detener esta maduración demasiado temprana.

La comunidad científica no ha demostrado definitivamente las causas, pero hay suficientes estudios que las avalan. Vinculan el adelanto de la pubertad con el sobrepeso y una alimentación demasiado calórica. También se dan casos de niñas que nacieron con bajo peso pero luego tuvieron un crecimiento demasiado rápido. Está estudiado que existe relación entre una sobrealimentación y el desarrollo en edades más tempranas. “Cuanto mayor es el índice de masa corporal, antes se pone en marcha el reloj biológico”, recalca Zoa García.

Pero además de llevar una alimentación más hipercalórica que hace décadas, influyen factores externos. Es el caso de los llamados disruptores endocrinos, naturales o químicos, y en el organismo pueden actuar como hormonas sexuales o estrógenos. Ocurre con la soja, lavanda o el árbol del té. Su abuso aumenta la predisposición a que el desarrollo de las niñas se acelere, explica.

Estudios científicos demuestran que además de los contaminantes químicos ambientales hay otros de uso tan cotidiano como los plásticos con los que se envasan los alimentos, que pueden estar relacionados con el adelanto del desarrollo puberal y también con el aumento de la obesidad.

La pediatra aconseja seguir unas pautas básicas, que encajan en el patrón de una vida saludable, para prevenir que las niñas desarrollen antes de tiempo: hacer deporte y llevar una alimentación sana y natural, que evite el sobrepeso, pues además, servirá para que la niña esté más saludable y no padezca otras patologías. Es aconsejable no abusar de los fitoestrógenos. Zoa García insiste en que para los bebés, lo más adecuado es la lactancia materna, por muchas razones ya conocidas, pero también porque protege del sobrepeso.

Fuente: http://www.lne.es/

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*