add share buttons
Noticias

¿Desde cuándo los niños pueden tomar bebidas azucaradas?

  • Para evitar que se porten mal o como premios, les damos bebidas cola a los niños. Pero ¿es realmente bueno para su salud? Las expertas dicen que no. 

Por Francisca Orellana @franorellana

Qué darles de tomas a los niños suele ser un reto cotidiano y usual. Y lo es aún más cuando son bebés. Me ha pasado que he visto a muchos niños, de un año o menos, tomar bebidas azucaradas. Es sabido que es malo darle azúcar a los más pequeños, pero muchas veces la insistencia o la necesidad de mantenerlos tranquilos hace que les demos bebidas altas en azúcar. Pero, ¿es correcto? ¿Hay que esperar hasta una edad antes de darle a probar azúcar?

 “No sólo no es necesario, no está permitido poner sal o azúcar en alimentos destinado a niños menores de 2 años. La sal y el azúcar son una costumbre, no una necesidad, no son recomendables a ninguna edad del ser humano”, explica la pediátra de la Clínica Indisa, Jimena Yañez. 

María José Mardones, nutricionista y académica de la Universidad San Sebastián, agrega que la azúcar enmascara los sabores naturales de los alimentos y se hace imposible percibirlos. Además el azúcar aporta calorías y carbohidratos que no son necesarios para los niños, solo favorecen la ganancia de peso”.

Los dulces como los líquidos son los principales factores que están provocando obesidad en los niños, donde el 50% de ellos tiene sobrepeso en Chile

Pero además de ayudar a la obesidad, las especialistas recalcan que dar bebidas colas con azúcar refinada a los niños es perjudicial porque contienen, incluso, cafeína, que afectan negativamente el sistema nervioso central, generan caries a temprana edad y otros trastornos gastrointestinales.

IMPULSO DEL DESCONTROL

papillasLes damos a los niños bebidas azucaradas para mantenerlos tranquilos y como premios por alguna buena acción, lo que está súper mal, dicen las especialistas, ya que el consumo de azúcar refinada y colorantes activa el sistema nervioso de los niños, por lo que las bebidas y golosinas finalmente favorecen la inquietud y el descontrol de los niños, dice Jimena Yáñez, de la Indisa. 

Por esta razón es que tanto los dulces como los líquidos son los principales factores que están provocando obesidad en los niños, donde el 50% de ellos tiene sobrepeso en Chile.“Los padres deben conversar con su pediatra y eventualmente, con una sicóloga la mejor manera de entablar un vínculo sano y normas de crianza que les permita contener a los niños de una manera sana”, concluye. 

Es difícil darse el tiempo y las ganas de incorporar alimentos entretenidos en los niños. Darles bastoncitos de zanahoria, aguas de fruta o jugos naturales pueden ser opciones viables. Todo cambio sirve, aunque sea de a poco, pero son pequeños cambios que pueden contribuir a que cuando sean adultos no estén obsesionados por las bebidas colas o comida chatarra.   

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*