add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Consejos para armar la lonchera perfecta para los hijos

La vuelta a clase se está concretando y con ello la preocupación de los padres por saber qué enviar de colación a sus niños. Lo ideal es no mandar colaciones altas en sodio o azúcar, sino que incentivar la comida más saludable. Para ello, la nutricionista de Vidaintegra, Grace Arratia, dice que el snack debe tener un bajo aporte calórico al compararlo con las comidas principales, es decir, no se les debe dar un segundo desayuno a los estudiantes.

Uno de los momentos preferidos para los niños es el recreo, pero no sólo por la diversión que representa, sino también porque es el momento de la esperada colación. En este contexto, se hace relevante para los padres entregar opciones saludables y ricas para evitar el sobrepeso y obesidad infantil.

La colación cumple un rol muy importante en la alimentación de los niños y adolescentes ya que durante las actividades académicas necesitan energía para estar activos. “El snack permite evitar largos períodos de ayuno, ya que transcurre mucho tiempo entre el horario de desayuno y almuerzo”, explica.

Aspectos relevantes de la colación

De acuerdo a la profesional, pensando en que los niños y adolescentes tengan una dieta que les permita optimizar su crecimiento y desarrollo normal, los mantenga activos, animados y sanos, la colación debe ser parte de una dieta nutritiva, suficiente, equilibrada e inocua:

Nutritiva: que aporte todos los nutrientes que los hijos necesitan, tanto macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbonos) como micronutrientes (vitaminas y minerales).

– Suficiente: que los nutrientes sean aportados en las cantidades necesarias para cubrir las recomendaciones propias de la edad.

– Equilibrada: que sea en proporciones adecuadas, es decir, que no existas excesos ni déficit de nutrientes ni de calorías.

Inocua: que no haga daño desde lo sanitario ni nutricional.

Qué alimentos evitar

La nutricionista asegura que es relevante planificar y organizar la lonchera la noche anterior. “Se deben evitar colaciones con excesos de grasa, sal y azúcar, por ejemplo, papas fritas o golosinas”, indica. En este sentido, asegura que es conveniente evitar que los niños lleven dinero, pues en varios colegios, la oferta de los kioscos es poco saludable.

Para tener en consideración

Grace Arratia asegura que la mejor opción de colación va a depender de la edad, sexo, actividad física y estado nutricional del niño o adolescente.

“Es importante tener en consideración que una colación debe representar alrededor del 10% del valor calórico total de la dieta. Por ejemplo, para un pre escolar que requiere alrededor de 1.200 calorías, sería necesario sólo 1 fruta y 1 lácteo en su horario de colación. En cambio, para un adolescente que requiere alrededor de 2.500 calorías, podría ser adecuado una porción de pan (media marraqueta) con agregado, y una porción de lácteo (un yogurt o una cajita de leche, ojalá sin azúcar y descremada)”, explica la profesional.

Finalmente, en cuanto al líquido, la nutricionista no recomienda los juegos en caja ya que su aporte calórico proviene del azúcar, por lo que no es un alimento equilibrado ni nutritivo. “Es mejor consumir y fomentar el consumo de agua”, concluye.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*