add share buttons
Noticias

#Columna: ¿Sirven los suplementos vitamínicos?

Muchas  veces creemos que para dejar de sentirnos cansados y somnolientos, y ayudarnos a mantener una buena nutrición, debemos consumir constantemente suplementos vitamínicos. Nada más lejos de la realidad.

Tiempo atrás nuestro cuerpo era capaz de producir vitamina C, importantísima para muchas de las funciones, no sólo para prevenir resfriados como es la creencia popular, si no que, entre otras, es protector de las mucosas, las que podemos encontrar no sólo en el aparato digestivo, si no que en todo nuestro cuerpo. Además la vitamina C es un potente antioxidante que permite que nuestras células no se “envejezcan” evitando una serie de patologías.

Esta función lamentablemente la perdimos con la evolución, ya que nuestros ancestros al ser grandes consumidores de frutas no requerían formarla. Esto no significa que haya que consumirla de forma sintética, ya que la mayoría de los comprimidos que se venden en el comercio, son Ascorbato de Sodio, y no ácido ascórbico, lo que parece ser lo mismo, pero la verdad es que hay estudios que demuestran que consumir Ascorbato de Sodio no aporta en nada a nuestra salud ya que la absorción no es la misma. Sin contar que un exceso de esta vitamina puede provocar problemas digestivos e intestinales, e incluso derivar en cálculos renales.

Las vitaminas se encuentran en los alimentos, no es necesario comprar suplementos químicos ya que las cantidades que necesitamos diariamente pueden ser suplidas perfectamente por lo que comemos. Es importante destacar que las vitaminas C y E se deberían ser consumidas juntas e idealmente en ayuno para tener una mejor absorción. En cambio las vitaminas A, D, E y K son liposolubles, es decir que, para tener una mejor absorción, se deben consumir con comidas. Éstas últimas no se deben mezclar con las del complejo B ni con la C.

Cosa que no se cumple en los suplementos ya que para “tentar al consumidor” trae todas las vitaminas mezcladas junto a minerales, entonces, ¿realmente nos sirven si se anulan entre ellas?.

Algunas ideas para consumir vitaminas de forma correcta:

– El desayuno debe contener vitamina C, pueden ser jugos verdes (mix de verduras y frutas del color, las cuales aportan clorofila), piña, naranja, etc.

– Incluye 5 colores por día en tu dieta.

–  Cocina lo menos posible frutas y verduras, idealmente al vapor.

– Tomar sol al menos 15 minutos diarios con la mayor cantidad de piel descubierta.

Para finalizar, antes de pensar en consumir cualquier tipo de pastilla, aunque parezca tan inocua como una vitamina, se debe consultar a un profesional de salud quien podrá determinar si es necesario acudir a ellas.

Pero recuerda siempre lo que dijo sabiamente Hipócrates: “Que tu medicina sea tu alimento y tu alimento sea tu medicina”

Sandra Arraño,

Kinesióloga docente Escuela de Salud Duoc UC

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*