add share buttons
Noticias

Anorexia: los peligros de dejar de comer

La anorexia es un trastorno de la conducta alimentaria que produce una pérdida voluntaria de peso y que lleva a un estado de debilidad. Según el psiquiatra de Clínica Vespucio, Dr. Rafael Vizuete, esta enfermedad se puede prevenir con apoyo familiar, educación, acompañamiento y derivación inmediata a un profesional especializado ante las primeras señales de alerta.

En una sociedad en donde la apariencia y el estado físico toman cada vez mayor relevancia, los trastornos alimenticios, y en particular la anorexia, se sitúan como males cada vez más peligrosos, afectando principalmente a mujeres jóvenes, dado que en la mayoría de los casos esta enfermedad comienza en la adolescencia.

Según el psiquiatra, la anorexia se caracteriza por el temor a aumentar de peso y a una percepción distorsionada y falsa de la imagen corporal (delirio).  “El paciente piensa que ha aumentado su peso, aunque en realidad se encuentra dentro de los parámetros normales para su edad, ciclo de desarrollo, estatura y sexo”, precisa el especialista.

La causa de este mal es desconocida. Se cree que puede tener un origen de tipo hormonal o genético, influenciado por factores sociales en donde se da énfasis a la perfección y belleza.

Síntomas

Según el doctor Vizuete, el paciente presenta tres clases de síntomas: psicológicos, psiquiátricos y físicos. “Destaca el miedo intenso a aumentar de peso, la distorsión de la imagen corporal, fijación constante en la cantidad de calorías que se consumen, náuseas, vómitos, uso de laxantes y diuréticos”, asegura el profesional.

Dentro de los síntomas físicos se manifiestan:

– Alteraciones hormonales (cese de la menstruación, por ejemplo)

– Dolores musculares

– Problemas digestivos

– Gastritis

– Problemas dentales

– Fatiga muscular

– Depresión y nerviosismo

La importancia del entorno

El psiquiatra de Clínica Vespucio indica que es relevante para la familia y amigos el conocer sobre la enfermedad, acompañar a la paciente, corregir sus malos hábitos, observarla, vigilarla y supervisar su alimentación.  “Lo ideal es que conversen con ella, le sugieran que tenga un apoyo profesional especializado, pero evitando la sobreprotección, marcando limites e informándose sobre el tema”, asegura el doctor Vizuete. 

Tratamiento

Se inicia corrigiendo el déficit nutricional y el peso. Esto se acompaña de psicoterapia para tratar las distorsiones que la paciente tiene de su imagen corporal. “Se utilizan fármacos si hay sintomatología ansiosa, depresiva o psicótica anexa, y en casos graves se recurre a hospitalización”, concluye el psiquiatra.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*