add share buttons
Noticias

#Loprobamos: Mi primer cuenta pasos pro Fitbit One..¿Me sirvió de algo?

  • ¿Sabes cuántos pasos da al día? Yo pensaba que hartos, pero después de usar mi primer cuenta pasos, me di cuenta que me movía muy poco. Acá les cuento mi experiencia con el monitor One de Fitbit. 

Por Francisca Orellana (@franorellana)

Por reuniones de trabajo, me llegó de regalo mi primer cuenta pasos avanzado: Fitbit One, un aparatito pequeño del porte de una pila que se inserta al cinturón, en el escote, en el bolsillo o en cualquier lugar donde puedas engancharlo.

De muy fácil manejo, comencé a usar este monitor que se carga mediante sistema USB, la cual puede durar poco más de una semana. Te cuenta los pasos que has dado, las calorías quemadas, la hora, si subistes escaleras y monitorea el sueño. De partida, para utilizarlo y sincronizarlo tienes que bajar la aplicación o página web Fitbit.com,

El primer día me lo puse en la cintura e hice un día normal. Fui de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa, salí a pasear con mi perro en la noche y listo.  Encontraba que era fácil caminar y podía andar cerca de los 10.000 pasos, que es la medida recomendada para llevar una vida saludable. Pero resulta que al llegar la noche y ver cuántos pasos hice, con desazón vi que apenas había llegado a los 2.000. E incluso hubo un día que hice 800 pasos. Demasiado poco y me dio remordimiento ya que era muy poco lo que me movía en el día.

La medición de mi día durante vacaciones

A los días siguientes me empecé a poner a prueba. Con mi pareja vivimos cerca, así es que un día decidí no tomar taxi y caminar de ida y vuelta, que fue caminar en total media hora. Así, cuando vi que había logrado llegar a los 8.000 pasos diarios, sentí mucha emoción. Y así seguí, empecé a preferir caminar que tomar micro para distancias cortas o subir escaleras en vez del ascensor. E incentivé a mis cercanos a saber cuántos pasos caminaban, ya que cuando les mostraba el monitor les entraba la duda y me lo pedían prestado.

Hoy prácticamente casi no salgo sin mi dispositivo. El único «pero» que tiene es que para monitorear el sueño debes ingresar manualmente el horario de inicio y término del sueño desde cualquier dispositivo. Pero de eso, me ha servido mucho para darme cuenta la poca actividad física que hacía y que basta un poco de ganas para bajarme de la micro y ponerme a caminar.

 

 

 

 

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*