add share buttons
Noticias

Celebrando la herencia hispana de manera saludable

Mientras abrazamos nuestras raíces y celebramos el Mes de la Herencia Hispana, es importante recordar que como latinos, estamos predispuestos a padecer de altos niveles de colesterol, sobrepeso y presión arterial. Estas enfermedades son un factor de riesgo para la diabetes, las enfermedades del corazón y los derrames cerebrales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), y la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

La cocina latinoamericana es una mezcla ecléctica de aromas, sabores y cualidades únicas, las cuales son una parte fundamental de la cultura de cada país. Sin embargo, la gastronomía hispana tiende a ser rica en grasas y carbohidratos, los cuales son perjudicial para la predisposición de las enfermedades antes mencionadas. Los países latinoamericanos comparten platos similares que solo difieren en estilo de preparación, entre ellos se encuentran las empandas y las arepas.

Las empanadas son hechas de harina frita u horneada, rellena de carne, vegetales, o dulce, dependiendo de su país de origen. En Argentina, las empanadas difieren en las técnicas de cocción según la región; las de Tucumán son fritas y las de Salta son al horno. Las empanadas caribeñas típicamente son fritas y se rellenan de carne molida o de pollo, y las empanadas mexicanas son dulces y usualmente servidas como postre. Lamentablemente, por más deliciosas que sean, estos bocadillos son altos en grasa y carbohidratos y cada uno contiene aproximadamente 299 calorías. Algunas formas de hacer que las empanadas sean más saludables incluyen sustituir la masa de harina blanca por harina de trigo integral, usar vegetales salteados como relleno, y hornearlas.

En otras partes de Latinoamérica, se suele comer más las arepas. Semejantes a la tortilla mexicana, las arepas son hechas con pan de maíz y agua, y al igual que las empanadas, también se preparan de varias maneras. Las arepas venezolanas tienden a ser más densas y rellenas de diferentes tipos de carnes, mientras que las arepas colombianas tienden a ser menos densas y se sirven con los ingredientes sobre la arepa en lugar de dentro. Desafortunadamente, las arepas también son altas en carbohidratos y cada una puede contener aproximadamente 215 calorías o más, dependiendo de cómo se cocine y del relleno.

“Debido a la tendencia estadounidense de tener menos actividad física en la vida cotidiana, es importante que ayudemos a la población hispanoamericana a elegir alternativas más saludables a sus platos tradicionales”, dijo Russ Bennett, vicepresidente de Latino Health Solutions de UnitedHealthcare.

“Estar más consciente de mantener un balance entre las calorías y nuestro movimiento diario puede ayudar a prevenir o mantener las enfermedades crónicas, como la diabetes, bajo control”.

Fuente: www.lasamericasnews.com

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*