add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

El ejercicio aeróbico disminuye la sensación de hambre

Las personas que realizan ejercicio aeróbico (correr, bicicleta u otros ejercicios como Zumba) controlan mejor el apetito y tienen menor sensación de hambre, dice un estudio.

No es algo nuevo que el ejercicio aeróbico resulte eficaz para mantener el peso a raya y activar el metabolismo. Vamos a profundizar en la materia a través de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Australia, el cual revela que el ejercicio aeróbico disminuye la percepción del hambre o las ganas de comer. Al hacer deporte, el consumo de energía aumenta y es normal que el apetito se dispare. Por lo menos esa es la idea que gira en torno a la práctica deportiva, pero esta investigación parece desmentir lo expuesto.

La revista Metabolism recoge un estudio que demuestra que la sensación de saciedad es mayor cuando incluimos ejercicios aeróbicos en las rutinas de entrenamiento. Según los investigadores, las ganas de comer disminuyen cuando realizamos ejercicios cardiovasculares, favoreciendo la pérdida de peso.

Para llegar a esta conclusión y valorar los efectos de la actividad deportiva, se dividió a treinta y tres hombres sedentarios con problemas de sobrepeso en tres grupos. El primero realizó ejercicio aeróbico tres veces por semana durante un mes. El segundo, entrenamiento con pesas en el mismo lapso de tiempo. Y el último grupo permaneció inactivo, sin hacer ningún tipo de actividad.

Según los investigadores, las ganas de comer disminuyen cuando realizamos ejercicios cardiovasculares, favoreciendo la pérdida de peso.

A lo largo de este período se llevaron cabo distintas mediciones de la saciedad y el apetito, así como un análisis de la hormona que controla la sensación de hambre. Se comprobó que la sensación de hambre era prácticamente igual en los tres casos, salvo que los que realizaron ejercicio aeróbico afirmaban sentirse más saciados. Con lo cual, ingerían menor proporción de alimentos que los otros dos grupos, que no experimentaron cambios significativos respecto a la sensación de saciedad.

Tomando como base los datos recogidos en el ensayo, los niveles de hormonas no variaron en ninguno de los tres casos. Sin embargo, se detectó que los niveles de leptina, la sustancia encargada de informar al cerebro de que las reservas de alimento están cubiertas, eran mayores en el grupo que incluía ejercicio aeróbico.

Fuente: muyenforma.com

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*