add share buttons
Noticias

#Columna: Sí es posible comer sano en periodo de estrés

Todos quienes hemos sido estudiantes hemos escuchado decir: “No tengo tiempo para comer bien”. Si desglosamos esta aseveración nos encontramos con múltiples factores que inciden en malos hábitos de alimentación; el principal es la falta de tiempo debido al ritmo de estudio y/o trabajo que tenemos en el sistema de vida actual.

Así como existen diversos mitos con respecto a la alimentación, cuando un profesional de la salud habla sobre estilos de vida saludable y dieta saludable, el concepto que se visualiza automáticamente es el de: “Comer para pasar hambre”.

Para entender lo que realmente es llevar una alimentación saludable se debe entender primordialmente que la palabra “dieta” significa el conjunto de hábitos alimenticios de un individuo, que puede estar sujeto, entre otros factores, a la idiosincrasia en la que éste se desenvuelve.

Comer de forma saludable no es una labor extenuante ni compleja, es más bien respetar los horarios en que, por fisiología, se requiere nutrir al cuerpo.

file00067655906¿Le ha sucedido a usted que a ciertas horas del día siente una necesidad imperativa de consumir algún alimento dulce? Esta sensación de hambre no es nada más que una reacción fisiológica y hormonal del cuerpo, dada por la baja de glucosa por los periodos de ayuna prolongados. No es la tan nombrada ansiedad, sino muy por el contrario, es una consecuencia totalmente natural de que su cuerpo está programado genéticamente para nutrirse cada cuatro horas.

Por lo tanto, comer de forma saludable y equilibrada durante los periodos de estrés no es una labor que requiera más de dos horas de dedicación al día, basta con consumir alimentos como:

  • Frutas: manzana, naranja, pera, platano
  • Verduras como apio o zanahoria
  • Frutos secos: mani, almendras, nueces
  • Lácteos: yoghurt o leche en cajita

Estos alimentos son capaces de proporcionarle la energía necesaria para continuar su labor, teniendo en consideración que si se respeta el horario fisiológico del cuerpo (cada cuatro horas) estos atracones de ansiedad desaparecerán.

Olvídese del concepto de que una alimentación abundante es la clave para mantener un ritmo de vida vertiginoso. No requerimos grandes cantidades calóricas para nutrir nuestro organismo, la clave está en la selección de los alimentos.

Claudia Zapata R.
Docente Duoc UC
Nutricionista, Diplomada en Nutrición y Medicina biomolecular

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*