add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Crecen cirugías para bajar de peso en adolescentes y representan el 4% de los operados

  • Más del 10% de los niños en Chile presenta obesidad. En busca de una solución es que se ha incrementado la práctica de cirugías bariátricas a menores de 19 años. Para los expertos, un adolescente con obesidad morbida tienen una expectativa de vida que no supera los 40 años. 

Por Francisca Orellana (@franorellana)

Chile se encuentra en el cuarto lugar con mayor cantidad de personas obesas en el mundo. Una de cada tres tiene sobrepeso u obesidad. Una cifra alarmante que es aún más preocupante cuando se habla de niños. De acuerdo al último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), un 10% de los niños en Chile presenta obesidad.

De acuerdo a los especialistas, tener la enfermedad va mucho más allá de kilos extras. Cuando un niño o adolescente tiene un Indice de Masa Corporal (IMC) superior a 30, pierde calidad de vida, tiene que soportar el bullying de la sociedad, está limitado físicamente y generalmente tiene un impacto negativo en su autoestima e incluso, aquellos que llegan a obesidad mórbida tienen una expectativa de vida que muchas veces no supera los 40 años, indica el coordinador del Programa de Obesidad y Diabetes de Clínica Universidad de los Andes, Alex Escalona.

En busca de una solución, es que se están incrementando las cirugías bariátricas para bajar de peso en adolescentes de entre 13 años y 18 años. Si antes los especialistas eran más reticentes a practicarla en menores de edad, lo cierto es que las circunstancias han llevado a flexibilizar la postura y hoy es una tendencia al alza. De hecho, hoy representan hasta el 4% del total de los operados a nivel nacional, afirma Camilo Boza, presidente del departamento de Cirugía Bariátrica y Metabólica de la Sociedad de Cirujanos de Chile y jefe del programa de Cirugía Bariátrica y Metabólica de la  Clínica las Condes.

0,,6015122_4,00«La cirugía bariátrica siempre se ha planteado en pacientes sobre 19 años, pero de un tiempo a esta parte se ha hecho evidente la necesidad de practicarla en adolescentes con obesidad severa o enfermedades asociadas, pierden su calidad de vida y en condiciones que pueden llegar a ser similares a lo que sufren los pacientes con cáncer. El daño es mucho mayor a los que se piensa», señala.

Desarrollo precoz, ovario poliquístico, resistencia a la insulina, diabetes, problemas de colesterol, hipertensión y hasta apnea del sueño son algunas de las enfermedades que tempranamente desarrollan los jóvenes. Subir 20 o 25 kilos cuando se es joven es demasiado, y la probabilidad de que pueda bajarlos sólo con deporte es más difícil, afirma Boza.

Sin embargo, hay condiciones y requisitos fundamentales para que un adolescente pueda someterse a una cirugía para bajar de peso. De partida, hay que esperar a que desarrollen por completo su estructura ósea, que finaliza a los 13 años aproximadamente.

«Se evalúa su desarrollo psicológico y mental, sexual y físico. En general se recomienda que haya terminado su desarrollo físico y sexual antes de someterse a una cirugía, que sucede a los 15 o 16 años. Mientras tanto, se les apoya con medicamentos o tratamientos», indica Escalona.

«Se trabaja un periodo de seis meses a un año antes de realizar una cirugía, ya que es necesario tener una evaluación más en el tiempo para saber si son capaces de cumplir ciertas etapas antes de dar el pase a la operación», afirma el especialista de la Clínica Universidad de los Andes.

Tratamiento más largo que los adultos

A diferencia de los adultos, los adolescentes deben pasar un periodo más largo de pre-operatorio para ver si bajan de peso con tratamientos tradicionales, como dietas o medicamentos.

«Se trabaja un periodo de seis meses a un año antes de realizar una cirugía, ya que es necesario tener una evaluación más en el tiempo para saber si son capaces de cumplir ciertas etapas antes de dar el pase a la operación», afirma el especialista de la Clínica Universidad de los Andes.

Un punto clave en el proceso, acota Boza, de la Clínica Las Condes, es el apoyo familiar para el adolescente, ya que son el pilar que se necesita para lograr un cambio de hábito real en alimentación y vida sana.

«La familia es fundamental, ya que los papas son los que tienen malos hábitos de alimentación y de a poco empiezan a tener consciencia del daño que están causando. Hay familias que cambian y apoyan la operación, pero hay otras que no logran entender el problema, y es ahí cuando uno tiene que decir que no a la cirugía porque el paciente no tiene el entorno adecuado para operarse», advierte.

Un punto clave en el proceso, acota Boza, de la Clínica Las Condes, es el apoyo familiar para el adolescente, ya que son el pilar que se necesita para lograr un cambio de hábito real en alimentación y vida sana.

Balón gástrico, bypass gástrico o manga gástrica son las cirugías que pueden practicarse, aunque en su mayoría optan por la manga por ser menos invasiva. Los resultados, indican, son igual o mejores que la de los adultos, sobre todo en la remisión de enfermedades como la diabetes o hipertensión. «Tienen  más chance de mejorar, y cuando un adolescente logra terminar su desarrollo con un peso más normal, tiene una tasa de mejoría de su salud mental muy alta», indica Escalona.

Recomendaciones

Ninosgordos-04Para los especialistas, lo esencial antes de someterse a una operación es prepararse muy bien y lograr una buena sintonía con los especialistas, para que pueda resolver todas las dudas. Además, hay que darle prioridad a la actividad física. No basta con el deporte que se realiza en los colegios, sino que hay que lograr que sea una actitud de vida.

También deberán aprender a comer de nuevo. Los adolescentes deben comprender que deben prácticamente partir de cero y comenzar a tener una alimentación distinta y saludable. Es la única manera de lograr un buen balance de vida sana y equilibrio para su futuro.

Y lo primordial, que los padres den el ejemplo. Son ellos los que deben guiar a los hijos. Si ellos dan el ejemplo de una vida más saludable, a los hijos les será más fácil imitarlo y aceptarlo.

 

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*