add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

Chris Carpentier: «El desafío está en cómo transmitirles a los niños que comer saludable es comer rico»

  • Para el chef y conductor de tv, hay una enorme carencia en educar a las personas respecto al buen comer. Si bien está a favor de regular los alimentos poco sanos, considera que hay que partir primero por enseñar hábitos respecto a qué, cuánto y cómo comer. 

Por Francisca Orellana (@franorellana)

Es chef, conductor de televisión de programas ligados a la cocina, dueño de restaurantes. La gastronomía la lleva en la sangre. Christopher Carpentier ahora liderará el programa MasterChef Junior, en Canal 13, donde los más pequeños mostrarán sus destrezas culinarias.
Desde esa vereda es que Carpentier conversa con Más Liviano sobre la relación de los niños con la comida, donde considera la clave está en la educación.

Señala que en Chile no se enseña a comer, lo que provoca creencias equivocadas como el que «comer puras ensaladas sea considerada saludable, se ayuna o se pasan muchas horas sin comer. Hace falta una mirada de educación en la población para aprender a comer bien», afirma tras lanzar la plataforma online Samsung Chef Experience, donde participa junto a cinco chef latinoamericanos con recetas, videos y asesorías para fomentar el arte de la cocina.

– ¿Cómo ves tu la relación de los niños con la comida?

Tengo una visión bastante particular, como todas las cosas, cuando uno abusa de cualquier tipo de gastronomía siempre es mala. Los niños tienen que tener una alimentación acorde a sus edades. Si pretendemos que jamás se coman una papa frita será imposible. Creo que la responsabilidad está en los adultos el poder darles una alimentación adecuada, equilibrada, entretenida. Muchas veces hacer lo que parece fome en entretenido. El desafío está en cómo poder transmitirles a los niños hoy que comer saludable es comer rico, y que no es comer malo o desabrido.

– ¿Hay una deuda en ese sentido?

Sí, claramente hay una deuda. Nuestra gastronomía, hasta mi generación tuvo la posibilidad de comer comida en casa y el pescado o legumbres estaban en nuestra gastronomía clásica. Con el tiempo empezó a aparecer todo envasado. Nos falta tiempo para poder cocinar, empezamos a buscar cosas pre-hechas o todo congelado. La deuda está en retomar esa historia gastronómica que teníamos, poder disfrutarla y traspasarla a los niños.

«El prohibir nunca funciona, el educar es a dónde tenemos que ir. Cuando uno quiere irse en contra de las cadenas de comida rápida,por ejemplo, no funciona. Uno tiene que educar para saber y entender cuándo, cuánto o cómo consumir», dice el chef.

– Eres papá y chef, ¿qué cosas te han funcionado para lograr que tus hijos quieran comer saludable?

Hay cosas básicas. Primero, cocinar con ellos. Y un consejo que no falla es llevar todo a la mesa para que sean ellos los que se sirvan. Que definan cuánto y qué quieren comer. Es su responsabilidad. y si quieren más lo hagan. Porque cuando partes de la base de presentar un plato que estás obligando a comer, se vuelve un tema negativo y un  castigo. La gastronomía y comer es un placer, Hay que disfrutar no imponiendo sino educando.

El chef conversa con Mas Liviano

El chef conversa con Mas Liviano

– ¿Cómo has llevado esa deuda o necesidad a tus restaurantes? ¿Lo has practicado?

Mis restaurantes han sido bastante de adultos. El Barrio es el primer restaurant que tengo que diría que es familiar. Y lo que busco para los niños es que tengan platos atractivos. No cosas fritas, sino un pollo horneado rico en sabor, una salsa de tomate hecha por nosotros. Darles algo que sea lo menos nocivo para ellos, no hablo de saludable sino de menos nocivo porque también cuando alguien va a un restaurant, es una instancia especial, entretenida donde se va a disfrutar.

– Pero los menús para niños en general son frituras, nugget con papas fritas, pollo frito con arroz, que hacen mal a la salud. ¿es ir por la receta fácil?

Claro, pero esa es la responsabilidad del chef, de los dueños de restaurantes. La gastronomía tiene que ser acorde a las distintas etapas de la vida. En mi restaurant El Barrio estamos preocupados de las enfermedades que están ocurriendo hoy día. Tenemos comida para celiacos, para diabéticos, productos veganos o dietas más alejadas de las carnes, está más adaptada a llenar esos nichos.

– ¿Hacer esos menús fue opción personal o por tendencias de la industria?

Es una mezcla. En lo personal, creo que hay que tener consciencia de lo que está pasando y también por un tema de tendencias. Cada vez hay más personas que son celiacas, que tienen problema de colesterol, de diabetes. La obesidad lleva a la diabetes, alzheimer y parkinson, son enfermedades que están relacionadas a la alimentación. De hecho, voy a participar junto a Ada Cuevas, jefa de Nutrición de Clínica Las Condes, con vídeos explicar eso. Hoy científicamente está probado que gran parte de las enfermedades son producto de tu alimentación.

– Si el qué comemos tiene tanta importancia, ¿existe preocupación por ello?

Nada, y es una lata porque en definitiva le damos toda una vuelta al tema del cigarro y al alcohol pero no a la alimentación. Cada vez hay menos lugares para fumar o se restringen los alcoholes, pero en la gastronomía se puede comer de todo. Ahora hay leyes que están apareciendo y que son fantásticas, que en los colegios no se pueden vender ciertos tipos de productos, se tipifica la azúcar, las golosinas, estoy muy pro a eso.

Pero, por otro lado, el prohibir nunca funciona, el educar es a dónde tenemos que ir. Cuando uno quiere irse en contra de las cadenas de comida rápida,por ejemplo, no funciona. Uno tiene que educar para saber y entender cuándo, cuánto o cómo consumir. Y cuándo no. Actualmente, se está tapando el sol con un dedo y no va a funcionar.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*