add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India
Noticias

TuOrigen: el estudio del ADN para ayudar a mejorar los hábitos de alimentación

Por Francisca Orellana (@franorellana)

Aprender qué tipo de alimentos digieres mejor o aquellos que te hacen subir de peso, o qué tipo de ejercicios son los más adecuados a tu cuerpo, son algunos de los beneficios que tiene estudiar tu ADN.

Esa es la apuesta de TuOrigen, firma que sobre la base de estudios de nutrigenética, estudia el material genético de los pacientes para conocer aspectos únicos del cuerpo, que los ayudará a mejorar sus hábitos de alimentación. Sus resultados en el mediano y largo plazo no es por acto de magia, sino porque la persona, con sus datos y orientaciones sobre la mesa, debe cambiar su forma de alimentación y la manera que se relaciona con ella. Si no lo haces, lo más probable es que no vea resultados.

La empresa creó TuFit, un programa médico que ayuda modificar conductas alimenticias asociadas con el sobrepeso con mayor certeza gracias a la información genética que proporciona nuestro propio cuerpo. ¿Cómo funciona?  Sebastián Salinas, bioquímico de la Universidad de Chile y director de TuOrigen, explica que se debe tomar una muestra de saliva que es enviada a un centro en California, Estados Unidos. Allá se estudia 70 genes del ADN y se crea una dieta personalizada. También puedes estudiar tus genes para conocer la predisposición que tienes a 25 enfermedades como cáncer, diabetes, lupus o cardiacas.

Gracias a la genética no vamos a descubrir si algo le cae mal o bien al paciente. Vamos a ver si su metabolismo tiene más facilidad o dificultad  de procesar ciertos nutrientes, o si tiene más riesgos de salud asociados al colesterol o azúcar.

Foto Sebastián Salinas“Es posible saber cómo una persona se enfrenta emocionalmente a los alimentos, qué grupos de alimentos metaboliza mejor y los ejercicios que le favorecen, podemos diseñar un plan de alimentación personalizado que – según han demostrado diversos estudios clínicos – tiene el doble de impacto en la baja de peso y su mantención en el tiempo”, afirma agregando que el tratamiento se adapta al paciente y no que éste se tenga que adaptar al tratamiento.

Recalca que esta metodología dista mucho de otros métodos como la del genotipo, pues esta última no es genética ni médica, «no realiza ningún tipo de análisis genético, sólo relaciona el grupo sanguíneo con alimentos permitidos o prohibidos».

 

Si bien los estudios son personalizados, ¿se ha descubierto qué tipo de alimentos son los que más caen mal o mejor a las personas?

Gracias a la genética no vamos a descubrir si algo le cae mal o bien al paciente. Vamos a ver si su metabolismo tiene más facilidad o dificultad  de procesar ciertos nutrientes, o si tiene más riesgos de salud asociados al colesterol o azúcar. Conociendo el funcionamiento del metabolismo, podemos cambiar hábitos que para nosotros son más dañinos que para otros e incorporar hábitos que van a generar un impacto grande.

– ¿A través de este estudio, hay alguna forma de controlar la ansiedad, que es un factor importante en el sobrepeso?

Las conductas alimenticias están fuertemente asociadas a la genética. Los hábitos y, dentro de ellos, la ansiedad también están influenciados fuertemente por nuestra genética. El primer paso para controlar algo es conocerlo. Con el estudio genético vamos a ver qué tipo de tendencias  tiene el paciente hacia la comida y luego corregirlo. Una vez que el paciente es consciente de lo que tiene de «fabrica», podemos hacer cambios.

En Chile hay muchos pacientes que se han realizado una cirugía bariátrica. ¿Han hecho estudios respecto a si cambia algo su metabolismo después de la operación o sigue intacto?

La cirugía no cambia el ADN, pero si cambia drásticamente el metabolismo de los pacientes. Yo veo la cirugía como la última de las opciones, además que no estamos operando los hábitos que llevaron al paciente a ese peso, por lo que el riesgo de recuperarlo es muy alto.  Se ha visto que dependiendo de la carga genética es el resultado de la cirugía en el mediano y largo plazo, por lo que sería útil combinarla con un estudio genético. El mayor de los desafíos para ellos es el cambio de hábitos y mantener el peso.

– ¿Cuánto cuesta el tratamiento?

Va desde los $49.000 mensuales. Para poder determinar el tiempo y costo del tratamiento tenemos que hacer un diagnóstico y evaluación de su situación actual.

¡Comenta con Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*